Categorías: Ecología

Los plaguicidas para la agricultura siguen contaminando el suelo 20 años después de su uso

En Europa, se estima que entre 340 mil y 370 mil toneladas de plaguicidas siguen activas en el campo anualmente, incluso después de que la tierra fue abandonada.

Los plaguicidas han estado en el ojo del huracán de la discusión pública por ser una solución nociva y de corto plazo para proteger los cultivos que sustentan la alimentación humana. Además de resultar contraproducente para la salud de nuestra especie, y exterminar a diversas otras que poco tienen que ver con las plagas, parece ser que las sustancias permanecen en la tierra mucho tiempo más del que se pensaba originalmente.

Plaguicidas: ¿cuánto tiempo contaminan la tierra?

Foto: Li Long/VCG via Getty Images

Desde hace más de 70 años, los seres humanos hemos utilizado plaguicidas en favor de sostener la agricultura. Los resultados de estas prácticas, a poco menos de un siglo de llevarlas a cabo, ya se están observando en el equilibrio ecológico del campo y de los ecosistemas que le circundan. En favor del desarrollo agrícola, sin embargo, esta condición se ha pasado por alto.

A pesar de que esto es cierto, una investigación liderada por el grupo de Física del Suelo y Gestión de la Tierra de la Universidad de Wageningen en Holanda destacó la presencia de estas sustancias en espacios que habían sido abandonados tres años antes. En ese mismo lugar, se habían plantado naranjas, uvas y papas. A pesar de que el suelo ya no era productivo, seguía teniendo reminiscencias de estos contaminantes.

Lo verdaderamente impresionante fue que el mismo comportamiento se observó en tierras que habían dejado de utilizarse para la agricultura hace dos décadas. El problema es que el efecto nocivo que tiene para el subsuelo no se termina una vez que la actividad humana se detiene. Por el contrario, sigue incidiendo en las formas de vida que ahí se desarrollan.

Te sugerimos: Por qué la leche de almendras está acabando con miles de millones de abejas

Un problema de raíz

Foto: Erik RomanenkoTASS via Getty Images

Los plaguicidas están diseñados para ser tóxicos. Específicamente, para matar a los animales que interfieren con la actividad industrial relativa a la agricultura y al campo. Por tanto, el problema de estas sustancias contaminantes es uno de raíz: el hecho de que estén pensados para exterminar las formas de vida en el campo promueve que el problema se perpetúe incluso después de que el trabajo humano terminó.

Anualmente, de acuerdo con un estudio publicado en Enviromental Pollution, gran parte de la producción en Europa depende de los plaguicidas para subsistir. En total, la FAO estima que entre 340 mil y 370 mil toneladas de estas sustancias siguen activas anualmente. De éstas, casi la mitad son bioacumulativas, lo que quiere decir que permanecen en los organismos que las consumen.

Además de esta persistencia nociva, al interactuar con la atmósfera promueven los gases de efecto invernadero. El problema no termina ahí. Según los científicos que condujeron el estudio, estas sustancias llegan a los cuerpos de agua en el subsuelo. Las que no logran penetrar tan profundo, es probable que terminen viajando vía aérea hacia otras tierras y ecosistemas, que también padecen de las consecuencias a mediano y largo plazo.

Sigue leyendo:

La producción desmedida de carne cobra miles de vidas al año por contaminación del aire

La contaminación por fármacos en agua dulce está haciendo que los cangrejos de río sean más agresivos

Andrea Fischer

Hago periodismo de ciencia. Construyo historias que buscan algo insólito desde la cotidianidad. Por eso, también, me gusta llevar mi Minolta análoga a todos lados. La cámara tiene más años que yo, pero nos entendemos. No se me quita la moleta costumbre de escribir a mano. Edito Muy Interesante para México y América Latina. Me desempeño como corresponsal especial para National Geographic en Español, Wall Street International Magazine y otros títulos digitales.

Compartir
Publicado por: amp_author_box();
Tags: agriculturacontaminaciónecologíaecosistemasindustriaplaguicidas

Contenido reciente

  • el-espacio

Luna de lobo: la primera Luna llena del año ya está aquí

La noche del 17 de enero traerá consigo la primera Luna llena del año y este es el mejor momento…

7 horas atrás
  • el-mundo

Descubren en Arabia Saudita avenidas funerarias de más de 4 mil años de antigüedad

Los expertos les llaman avenidas funerarias debido a que las tumbas se sitúan al lado de ellas, formando una especie…

9 horas atrás
  • el-mundo

La isla del volcán de Tonga desaparece tras la violenta erupción del 15 de enero

Las imágenes satelitales muestran que la isla del volcán de Tonga desapareció del Pacífico Sur tras la erupción.  En enero…

9 horas atrás
  • animales

Descubren el mayor criadero de peces del mundo bajo el hielo de la Antártida

Se trata de un criadero de 60 millones de peces, que se mantuvo oculto a más de 420 metros debajo…

2 días atrás
  • animales

Los caballos en la Edad Media eran del tamaño de un pony, revela una nueva investigación

Lejos de la imagen de series o películas medievales, los caballos de la época muy difícilmente superaban el metro y…

2 días atrás
  • el-espacio

Así es la Burbuja local, la estructura cósmica donde se encuentra nuestro Sol y todas las estrellas cercanas

Hace 14 millones de años, la explosión de distintas supernovas provocó la creación de una burbuja en cuya superficie nacieron…

3 días atrás