• conecta con
    national geographic
ir
 
El Airbus A380, uno de los aviones más recientes de la flota de British Airways, aterriza en el aeropuerto Heathrow de Londres. La aerolínea quedó en la última posición del nuevo informe que evaluó la eficiencia de combustible en vuelos trasatlánticos.
 
 
El Airbus A380, uno de los aviones más recientes de la flota de British Airways, aterriza en el aeropuerto Heathrow de Londres. La aerolínea quedó en la última posición del nuevo informe que evaluó la eficiencia de combustible en vuelos trasatlánticos.
Foto: British Airways, Splash News/Corbis
 
 

Las 20 aerolíneas que contaminan más

Autor: Christina Nunez Fecha: 2015-11-24

Los espaciosos y cómodos asientos de primera clase en los vuelos internacionales conllevan un alto costo, y no solo en tu billetera, también para el clima.

Como ocupan más espacio, reducen el número de pasajeros por vuelo y por ello, los asientos de primera clase, y de clase preferente generan una enorme huella de carbono.

Según la clasificación recién publicada por el Consejo Internacional para el Transporte Limpio (ICCT) –organización no lucrativa cuya investigación precipitó el escándalo de emisiones de Volkswagen-, las aerolíneas que operaron con mayor cantidad de boletos premium durante 2014, tuvieron los peores resultados en eficiencia de combustible.

Las compañías de aviación formarán parte de la agenda de negociaciones climáticas de París a fines de mes. Según proyecciones, su emisiones de dióxido de carbono se triplicarán para 2050, de modo que enfrentarán una creciente presión para recortar sus contaminantes, igual que las plantas eléctricas, la industria automotriz y otras fuentes generadoras de gases de invernadero.

La nueva clasificación cuenta una historia dramática. En su primer vistazo a los vuelos trasatlánticos, ICCT halló que el mejor calificado, Norwegian Air, era 51 por ciento más eficiente que British, ubicado en el último sitio.

“Esto nos sorprendió”, confiesa Dan Rutherford, director de programas para marina y aviación de ICCT, y coautor del informe. “Lo que detectamos fue un efecto compuesto, donde las aerolíneas con aviones más eficientes también tenían prácticas operativas más eficientes”.

El grupo esperaba que la brecha fuera más reducida, pues en un análisis anterior, que solo consideró los vuelos nacionales de Estados Unidos, detectó una diferencia de 25 por ciento entre las aerolíneas con mayor y menor eficiencia de combustible. Sin embargo, en los vuelos trasatlánticos, Norwegian Air ocupó el primer lugar con un margen muy amplio, seguido por Airberlin y Aer Lingus. Las últimas tres posiciones incluyeron, amén de British Airways, a SAS y Lufthansa.

Los dos factores principales que influyeron en las calificaciones de eficiencia de combustible fueron: configuración de asientos (es decir, cantidad de lugares premium) y tipo de avión. Por ejemplo, Norwegian tiene una flota joven, con eficiencia de combustible y menos asientos de primera y clase preferente. En cambio, la flota de British Airways es más vieja y la aerolínea ofrece el doble de asientos premium que otras compañías.

Aunque dichos asientos solo representan 14 por ciento del pasaje, generan hasta un tercio de la contaminación por carbono. Un estudio de 2013 halló que, dependiendo del tipo de avión y la cantidad de pasajeros, la huella de carbono de un viajero de primera clase puede ser más del cuádruple que la de un pasajero en clase turista.

Sin importar dónde te sientes, cruzar el Atlántico aumenta significativamente tu huella de carbono.

Un viaje redondo y sin escalas genera, en promedio, una tonelada de carbono por pasajero, el equivalente a conducir 35 kilómetros diarios a la oficina, durante un año, en un Prius, informa ICCT.

La industria de la aviación señala que, en términos generales, está volviéndose más eficaz. “Las aerolíneas estadounidenses han mejorado su eficiencia de combustible más de 120 por ciento desde 1978”, asegura Melanie Hinton, portavoz del grupo industrial Airlines for America. Añadió que el diseño de los aviones incluye características como winglets o dispositivos de punta alar (las puntas curvadas en los extremos de las alas de los aviones más recientes), software de ruteo, combustibles alternativos y otras medidas que permiten que la industria opere de una manera más limpia.

Por supuesto, las aerolíneas tienen incentivos financieros para ahorrar en combustible. Sin embargo, como por ahora el precio del petróleo es relativamente bajo y el precio de los vuelos, en general, está por aumentar, ICCT argumenta que políticas más estrictas podrían impulsar a las aerolíneas rezagadas en eficacia y fomentarían el desarrollo de nuevas tecnologías para ahorro de combustible.

Los vuelos en territorio europeo ya están sujetos a límites de carbono bajo el sistema de comercio de emisiones de la Unión Europea. Y ahora, la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos está evaluando nuevas reglas para la industria de la aviación.

Reguladores e industria aguardan por el estándar global que está finalizando la Organización Internacional de Aviación Civil, el cual será anunciado en 2016.

Tal vez solo los verdaderos guerreros ambientales harían un largo vuelo en los apretujados espacios de la clase turista. Sin embargo, dice Rutherford, no se trata solo de la clase: “Si te preocupa el clima, también son realmente importantes la aerolínea que elijas y el avión que operen”.

Estas son las aerolíneas de la clasificación ICCT, de mayor a menor eficiencia de combustible:

 1.  Norwegian

 2.  Airberlin

 3.  Aer Lingus

 4.  KLM

 5.  Air Canada

 6.  Aeroflot

 7.  Turkish

 8.  Air France

 9.  Delta

 10. Icelandair

 11. Iberia

 12. American

 13. Alitalia

 14. United

 15. US Airways

 16. Virgin Atlantic

 17. Swiss

 18. Lufthansa

 19. SAS

 20. British Airways

 

COMENTA ESTA NOTA