• conecta con
    national geographic
ir
 
Si eres principiante, el ideal es que adquieras un dron con cámara integrada.
 
 
Si eres principiante, el ideal es que adquieras un dron con cámara integrada.
Foto: DPA
 
 

Fotografías con drones

Autor: DPA Fecha: 2017-08-21

Muchos fotógrafos y realizadores de videos aficionados sueñan con tomar imágenes desde el aire, algo que gracias a los modernos drones es hoy más sencillo que nunca, sobre todo con los llamados "quadcopter" o "hexacopter", helicópteros con cuatro y cinco hélices.

"Para una persona que acaba de empezar, lo mejor es comprar el kit completo de helicóptero y cámara", señala el fotógrafo Ralf Spoerer, quien además es instructor de vuelo de drones. "Estos helicópteros RTF permiten una entrada sencilla en el mundo de la fotografía y los videos aéreos". RTF significa "Ready to Fly", es decir, listo para volar. Normalmente sólo hay que colocar las hélices y la batería para empezar.

También Joachim Sauer, de la revista "Videoaktiv", cree que para los principiantes lo mejor es adquirir los drones con cámaras integradas, "porque la calidad de las imágenes es alta y es más fácil modificar los ajustes de la cámara durante el vuelo".

Normalmente, los drones están pensados para llevar videocámaras, lo que ha hecho que las ventas de estos aparatos, que habían caído, remontaran en los últimos tiempos.

"Las cámaras se instalan en los llamados 'gimbals'", explica Ralf Spoerer. "Se trata de soportes estabilizados de manera electrónica que compensan cada movimiento del helicóptero y permiten así sacar fotos en cualquier momento sin que salgan movidas".

Lee: Cómo fotografiar comida

Spoerer recomienda a quienes quieran montar ellos mismos un dron con cámara elegir una de las llamadas "mirrorless", sin espejo. De esa forma será posible distinguirse de los demás con la calidad de las imágenes. Sin embargo, los drones con cámaras muy buenas o incluso réflex exigen muchos más conocimientos técnicos que los helicópteros RTF.

"En el futuro, los drones que puedan llevar cámaras pesadas y diferentes estarán concebidos sólo para los usuarios semiprofesionales o profesionales", opina Sauer.

Los problemas aquí son el control de la cámara, la transmisión de la señal de video al piloto y por supuesto el peso mayor, que es muy importante.

Los controles se realizan de forma analógica o digital. "La transmisión digital tiene la ventaja de una mejor calidad de imagen y un mayor alcance. Las variantes profesionales permiten dos mandos a distancia, uno para el piloto del dron y otro para el operador de la cámara", explica Spoerer. Las imágenes que le llegan al piloto en vivo se ven en un monitor, una tablet o un smartphone.

El vuelo de drones livianos no debería ser un problema importante, aunque Sauer subraya que el GPS puede ser de gran ayuda. "Además, hace falta algo de tiempo y varios intentos hasta que uno consigue la luz adecuada allí arriba".

Aunque los drones son cada vez más estables, "volar con seguridad y nunca perder la orientación es un proceso de aprendizaje que puede durar varios meses", dice Spoerer.

Uso de aeromodelismo

Los pilotos de aviones o helicópteros de aeromodelismo con cámara integrada necesitan prepararse bien antes del vuelo para poder concentrarse en el control del aparato y de las imágenes que capta, recomienda la revista especializada "Computerbild".

Entre los preparativos fundamentales está cerciorarse de que las baterías a utilizar y las de repuesto están bien cargadas, así como incluir algunas piezas de repuesto en el equipaje.

Los principiantes tienen que estar además muy familiarizados previamente con las funciones de los mandos físicos o por app, e igual de importante es el lugar elegido para volar: campos abiertos con mucha distancia hasta los árboles y las construcciones, y no sólo para el primer vuelo.

 

COMENTA ESTA NOTA