• conecta con
    national geographic
ir
 
Con casi medio millón de paneles, la planta solar de Nacaome-Valle en Honduras ilumina con higiene ambiental más de 150,000 hogares.
 
 
Con casi medio millón de paneles, la planta solar de Nacaome-Valle en Honduras ilumina con higiene ambiental más de 150,000 hogares.
Foto: Sergio Izquierdo
 
 

Nacaome-Valle, la planta solar que ilumina Honduras

Autor: Erick Pinedo Fotografías: Sergio Izquierdo Fecha: 2017-09-27

 

Apenas salimos del auto, el calor arremete en todos los flancos bajo un sol a plomo que se siente denso, radiante. A lo lejos, un vistazo hacia el fulgor revela una parte del océano de paneles solares que se distribuye bajo un espejismo, producto de la radiación que revela las altas temperaturas de los bosques húmedos tropicales al sur de Honduras, cerca del golfo de Fonseca, a 110 kilómetros de Tegucigalpa.

Rodeados de volcanes, montañas y vegetación, el Parque Solar Nacaome-Valle, la mayor planta solar de América Latina en la actualidad, genera la energía que consumen unas 150,000 familias hondureñas cada día. “Contamos con 480480 paneles para captación solar –160 hectáreas de paneles solares sobre 440 de terreno–, con lo cual somos capaces de producir hasta 125 megavatios de potencia pico en corriente alterna (AC) para proporcionar electricidad doméstica diaria”, dice Eduardo Enrique Arias, gerente general de las compañías SOPOSA/COHESSA (Solar Power y Compañía Hondureña de Energía Solar), al darnos la bienvenida.  

“Hace cinco o seis años, nadie pensaba que una planta solar de este tamaño era posible. En Honduras era impensable, solo Alemania y algunos países de Europa se podían dar el lujo de pagar por tener energía limpia. En la actualidad, el precio para invertir ha bajado y continúa haciéndolo; su costo ya está a la par de los combustibles fósiles en los mercados internacionales. Hoy, la energía solar se justifica desde cualquier punto de vista. Es una energía que independiza”, dice Gerardo Vega, jefe de planta de las compañías.

 

 

El valle se observa delimitado por 52 campos de paneles entre las filas que conforman el parque. Sin embargo, aun con estas dimensiones, la energía obtenida con los paneles no es capaz de acumularse en grandes cantidades, porque la tecnología aún no está disponible para que esta industria pueda funcionar de manera independiente, sin requerir la ayuda otras fuentes energéticas durante las noches y los días de condiciones meteorológicas adversas.

Fueron necesarios más de 1,000 contenedores de material, 240 millones de dólares en inversión y la ayuda de más de 1,200 empleados que cambiaban turnos sin parar, para construir y comenzar a operar la planta en menos de dos años, periodo que marcó el gobierno de Honduras para brindar los incentivos a los primeros 300 megavatios (MW) de energía solar que se conectaran a la red. Los ingenieros electromecánicos catrachos hicieron posible encontrar el terreno, hallar el financiamiento, desarrollar el proyecto, sacar los permisos e inaugurar el parque solar más grande de América Latina en tiempo récord.

Aunque por limitaciones técnicas, solo se permitió el ingreso de 300 MW al sistema interconectado hondureño,  SOPOSA/COHESSA puede producir más de 125 MW de AC cada día, lo que equivale a generar entre 8 y 9% de la potencia energética del país durante las horas pico de cada día, más de la décima parte de los 1,500 MW de AC que se producen en Honduras entre todas sus fuentes energéticas.

 

El parque solar puede producir más de 125 MW de AC cada día.

Foto: Sergio Izquierdo

 

Todo comienza cuando el casi medio millón de paneles solares que conforman los módulos fotovoltaicos recibe la radiación para generar entre 600 y 850 voltios (V), en forma de corriente directa (DC). Con el uso de inversores, esta energía se convierte en AC, la cual pasa a través de los transformadores para elevar su Voltaje a 34.5 kilovoltios (kV) y distribuirse así alrededor del parque. Finalmente, esta corriente se transmite hacia la subestación eléctrica de la planta, donde el voltaje se eleva a 230 kV para poder transmitirse a todo el país por medio de la Red Eléctrica Centroamericana, que llega de El Salvador, pasa por Honduras y va hacia Nicaragua.

“Honduras dio un gran paso al invertir en energía solar. Pasamos a ser el segundo país más importante de América Latina en la generación de energía a partir de la captación solar, solo detrás de Chile con su desierto de Atacama y muy próximos al potencial de irradiación que se aprovecha en México”, dice Eduardo.

Hoy, al parecer, las reglas han cambiado. Contar con energía limpia ya no requiere una inversión de primer mundo como la de Alemania, uno de los países que más ha invertido en energía renovable, pero que cuenta con un recurso promedio de 3.5 kWh/m2 de sol cada día; ahora, Honduras aprovecha sus más de 6.5 kWh/m2 de recurso solar diario para hacer valer las bondades de su tierra en beneficio de su población.

Sin mencionar que se ha logrado evitar la emisión de más de 300,000 toneladas de CO2 desde hace dos años –equivalentes a la combustión de más de 18 millones de litros de gasolina–, la planta solar de Nacaome rápidamente ha comenzado a ser un motor de desarrollo económico, científico y académico para el pueblo de Honduras, y una obra monumental de ingeniería que ha puesto a la nación centroamericana en el mapa internacional de la industria energética sostenible.

 

Hace años era impensable que hubiera en Honduras una planta solar de este tamaño, pero hoy es una realidad sustentable.

Foto: Sergio Izquierdo

 

La temperatura del astro rey sobrepasa los 5500 ºC; tan solo una fracción insignificante de ese calor puede iluminar la vida humana por tiempo indefinido, sin dañar el medio ambiente. El esfuerzo común entre industrias y gobiernos, mediante un compromiso tecnológico, ecológico y social, puede brindar calor a un futuro más prometedor, brillante y solar.

 

Haz un recorrido fotográfico por la planta solar más grande de América Latina:
Galería

Foto: Sergio Izquierdo

 

 

Tal vez te interese: Caminos solares: ¿buena o mala idea?

 

 

COMENTA ESTA NOTA