• conecta con
    national geographic
ir
 
Mariposas de la especie Maculinea rebeli se alimentan con excremento fresco de elefante en el Parque Nacional Tsavo Occidental, en Kenia.
 
 
Mariposas de la especie Maculinea rebeli se alimentan con excremento fresco de elefante en el Parque Nacional Tsavo Occidental, en Kenia.
Foto: Nigel Pavitt, Getty
 
 

Mariposas que se portan mal

Autor: Erika Engelhaupt Fecha: 2016-06-09

Las mariposas nos han engañado durante siglos. Revolotean en nuestros jardines, alegres y ligeras, luciendo hermosas con sus colores relucientes. Hasta escribimos poemas sobre ellas.

Pero las mariposas tienen un lado oscuro. Para empezar, esos colores espléndidos suelen ser una advertencia. Y es solo el principio. Porque todo este tiempo, las mariposas han llevado una vida secreta que la mayoría ni siquiera imaginamos.

Tomemos el caso de esta mariposa cebra, Heliconius charithonia. Luce muy inocente, ¿cierto?

La mariposa cebra fue designada para representar al estado de Florida en 1996.

Foto: Pixabay, CC0

Sin embargo, también es muy venenosa, y sus orugas son caníbales que se comen a sus hermanos. Y eso es nada comparado con su afición a una conducta llamada violación pupar.

Cuando te enteras de que una pupa es la mariposa aún en su crisálida –el estado de desarrollo entre larva y adulto-, te das una idea de qué es la violación pupar. Conforme la hembra se prepara para salir de la crisálida, una pandilla de machos se abalanza sobre ella, empujándose y agitando las alas para apartar a los demás. El ganador de la trifulca se aparea con la hembra, pero muchas veces está tan ansioso de montarla que usa sus afiladas estructura reproductoras denominadas claspers para rasgar la crisálida y se aparea con ella incluso antes que pueda salir.

Debido a que la hembra está atrapada en la crisálida y no puede opinar en el asunto, se acuñó el término violación pupar, aunque algunos biólogos prefieren usar la expresión más bondadosa de “copulación forzada” o simplemente, apareamiento pupar. Como quieras nombrarlo, no es algo que puedas describir en libros infantiles.

Lee: Renacuajos que comen los huevos de su madre

De cualquier manera, la mariposa cebra es ciertamente hermosa. Tal vez por eso fue designada para representar al estado de Florida.

Pero ni por un segundo creas que la mariposa cebra es una anormalidad, porque muchas otras especies son perversas.

Un día, en el bosque Nandi Norte de Kenia, el entomólogo Dino Martins presenció una batalla espectacular entre dos Charaxes brutus. Halló un tronco caído que rezumaba savia fermentada, y mientras un montón de esponjosas mariposas se dedicaba a sorberla y emborracharse, aparecieron las dos Charaxes brutus y se trabaron en una bronca de cantina. Después de girar y lanzarse golpes con sus alas aserradas, la pelea terminó cuando el perdedor, con las alas hechas jirones, cayó flotando suavemente hasta el suelo del bosque.

Martins, ex Explorador Emergente de National Geographic, escribió sobre las Charaxes o mariposas emperador en la revista Swara, publicada en África Oriental, donde hoy dirige el Centro de Investigación Mpala, de Kenia.

“Son rápidas y poderosas –escribe-. Y prefieren cosas más fuertes que el néctar: en particular la savia fermentada, el excremento fresco, y la carroña putrefacta”.

Eso mismo; así que no interfieras con una mariposa y un montón de excremento tibio. Se vuelven locas. Extienden sus probóscides y succionan que da gusto, chupando las sales y los aminoácidos que no pueden obtener de las plantas.

Las puntas de las alas traseras de esta mariposa del género Charaxes sp no solo son bonitas; también sirven para pelear.

Foto: Dino Martins

Eso se llama encharcamiento, y es una conducta muy común de las mariposas. Por supuesto, no tiene que ser excremento, aunque siempre es más sabroso; también puedes encontrar grupos de mariposas tomando un bocado de algún animal muerto (como muestra este diorama de mariposas comiendo una piraña), bebiendo sudor o lágrimas, o simplemente disfrutando del típico charco de barro.

Lee: ¿Los animales se emborrachan?

Pero aún así, las mariposas son inofensivas, ¿verdad?

Lo lamento, niños. No siempre. Las mariposas inician su vida como orugas, que distan mucho de ser inofensivas si por casualidad eres una planta apetitosa; y también pueden ser carnívoras. De hecho, algunas son parásitas: las mariposas de la especie Maculinea rebeli engañan a las hormigas para que cuiden de sus crías. Sucede que las orugas producen sonidos que imitan a las hormigas reina, y entonces las hormigas las levantan y las llevan a sus colonias, como si fueran grandes señoras en palanquines. Una vez adentro, las tratan, literalmente, como realeza, con hormigas obreras regurgitando comida y hormigas niñera sacrificando bebés ocasionales para darles de comer cuando escasea el alimento. Sí, las mariposas inventaron la máxima estafa del cuidado infantil.

Así que, repasemos. Estas son las siete cosas nada lindas que hacen las mariposas:

Se emborrachan

Pelean

Comen carne

Comen popó

Beben lágrimas

Engañan hormigas

Violan pupas

No me malinterpretes: me gustan las mariposas. De hecho, me gustan más ahora sabiendo que tienen un lado oscuro. Son mucho más interesantes y extrañas de lo que puede describir cualquier poema sobre sus lindos colores.

 

COMENTA ESTA NOTA