• conecta con
    national geographic
ir
 
La Vieja Sinagoga alberga una exposiciÛn sobre su construcciÛn y sobre la comunidad judÌa.
 
 
La Vieja Sinagoga alberga una exposiciÛn sobre su construcciÛn y sobre la comunidad judÌa.
Foto: Albrecht von Kirchbach, ines-g2-exporter
 
 

El tesoro en la sinagoga de Erfurt

Autor: DPA Fecha: 2015-01-08

La vieja sinagoga de Erfurt en Alemania no es motivo de postales. De hecho, el edificio apenas se reconoce desde la calle y durante mucho tiempo nadie sabía que existía. Hoy por hoy, sin embargo, atrae a personas de todo el mundo: Se encuentra entre las sinagogas más antiguas de Europa y en su sótano se muestra un tesoro que asombra al visitante.

La sinagoga se encuentra en el centro de la ciudad alemana, pero su historia quedó olvidada, como si nunca hubiera existido. "Los vecinos ni siquiera sabían que la casa había sido una sinagoga", dice Ines Beese, directora del hoy museo.

Desde la Edad Media, el edificio fue reconstruido varias veces y a lo largo del tiempo fue utilizado para fines diversos, desde el siglo XIX como restaurante. En 1878 se instaló en el piso de arriba además una sala de baile. "En la década de 1990 había una sala común con mesas, sillas y percheros", explica Beese.

Hoy todos los pisos son usados para exposiciones. La más inusual se encuentra en el sótano y está dedicada al tesoro que fue descubierto en 1998 en el antiguo barrio judío. Incluso la historia de su descubrimiento tiene algo de fábula:

Durante unos trabajos de construcción, los obreros dieron por casualidad con un cuenco de plata. El arqueólogo que llegó entonces al lugar guardó los demás hallazgos en dos grandes cubos.

Según Beese, los tesoros pesan 28 kilos e incluyen 14 lingotes de plata, piezas de cinturones, adornos de vestimentas y 3,141 monedas de plata francesas, que son mostradas también en la Vieja Sinagoga.

El antiguo propietario de la parcela en la que se encontró el tesoro fue un comerciante judío que, al parecer, trató de ocultar sus preciadas posesiones por miedo a la turba asesina del pogromo de 1349.

La sinagoga misma es bastante más antigua que el tesoro que se muestra en el sótano. Es uno de los edificios más antiguos de la ciudad y una de las pocas sinagogas medievales que se conservan. La primera fase de construcción data de finales del siglo XI.

La primera sala de oración era pequeña, de apenas ocho por ocho metros de superficie. "En torno al año 1270, la casa recibió una fachada gótica de 12 metros de alto", afirma la directora del museo. Después del pogromo del 21 de marzo de 1349, la vieja sinagoga acabó en manos de propietarios cristianos y se convirtió en almacén.

Cinco años después del pogromo, se constituyó por segunda vez una comunidad judía y se construyó pronto una nueva sinagoga. Pero la relación entre judíos y cristianos vivió una y otra vez fases de tensión. A partir de mediados del siglo XV, los judíos abandonaron la ciudad y durante más de 300 años no hubo más comunidad judía.

En la planta superior se conservan todavía las galerías de la antigua sala de baile del siglo XIX. La exposición en esta planta se dedica sobre todo a los manuscritos medievales de la comunidad judía de Erfurt. No se muestran los originales, sino facsímiles.

Entre otros se puede ver toda una serie de rollos de la Torá de los siglos XII a XIV que muestran que la comunidad judía local era importante también en lo que a vida religiosa se refiere. Aunque no brillan igual que las copas de plata, las monedas francesas o el anillo nupcial que se muestran en el lugar, estos rollos de la Torá también son un tesoro.

 

COMENTA ESTA NOTA