• conecta con
    national geographic
ir
 
La Gran Mancha Roja de Júpiter –un huracán con al menos el doble del tamaño de la Tierra- parece estar adquiriendo una forma más circular, pues se ha reducido unos 240 kilómetros solo durante el año pasado.
 
 
La Gran Mancha Roja de Júpiter –un huracán con al menos el doble del tamaño de la Tierra- parece estar adquiriendo una forma más circular, pues se ha reducido unos 240 kilómetros solo durante el año pasado.
Foto: NASA, ESA, A. Simon (GSFC), M. Wong (UC Berkeley), and G. Orton (JPL-Caltech)
 
 

Video revela objeto misterioso en la Mancha Roja de Júpiter

Autor: Andrew Fazekas Fecha: 2015-10-21

El telescopio espacial Hubble ha sido reclutado como un satélite climático cósmico que proporcionará a la NASA detalles nunca vistos de las turbulentas tormentas que cubren Júpiter.

A partir de una serie de instantáneas muy detalladas tomadas por la Cámara de Campo Amplio del observatorio, los científicos han generado dos mapas globales enormes del gigante gaseoso durante un periodo de rotación de 10 horas.

“Cada vez que vemos a Júpiter, descubrimos provocativas pistas de que está sucediendo algo realmente emocionante”, dio Amy Simon, científica planetaria del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA en Greenbelt, Maryland, en una declaración de prensa. “Y esta vez no es la excepción”.

La Gran Mancha Roja de Júpiter –un huracán al menos dos veces del tamaño de la Tierra- siempre entusiasma a los observadores. El ciclón cósmico parece estar adquiriendo una forma más circular, pues se ha reducido unos 240 kilómetros solo durante el año pasado. Y conforme la tormenta gigante sigue menguando, la marca planetaria más célebre del sistema solar también cambia de color, pasando del rojo al anaranjado.

Con todo, la imagen más sorprendente es un largo y tenue filamento que abarca casi todo el ancho del vórtice. Los científicos aún no identifican el objeto, que se distorsiona y gira a causa de los vientos que soplan a 150 kilómetros por segundo.

Muy pronto, tendremos informes climáticos regulares de otros gigantes gaseosos, pues los científicos pretenden que Hubble produzca, anualmente, imágenes parecidas de Urano y Neptuno. Este esfuerzo es parte de una programa que la NASA denomina Legado de Atmósferas de los Planetas Exteriores.

“Con el tiempo, crearemos una colección de mapas que no solo ayudará a que los científicos entiendan las atmósferas de nuestros planetas gigantes, sino también las atmósferas de los planetas que descubran alrededor de otras estrellas, así como la atmósfera y los océanos de la Tierra”, dice Michael H. Wong, del Departamento de Astronomía de la Universidad de California, en Berkeley.

Junto con Venus y Marte, Júpiter dominó el cielo oriental al amanecer del 17 de octubre de 2015.

Foto: Andrew Fazekas using SkySafari

Míralo tú mismo

Los astrónomos aficionados también pueden observar a Júpiter y su Gran Mancha Roja.

El planeta más grande del sistema solar es fácil de ver a simple vista, porque brilla intensamente en el firmamento.

Solo busca la segunda estrella más luminosa del amanecer en el horizonte oriental.

Como pista adicional, Júpiter estará justo por debajo de Venus que, en estos días, es el objeto estelar más brillante del cielo matutino.

Marte también estará muy cerca de Júpiter: es una estrella roja más tenue, justo por arriba. De hecho, los dos planetas mantendrán su máxima proximidad hasta 2018, con una separación de apenas un grado (equivalente al ancho de un pulgar, con el brazo estirado).

Aunque a simple vista, Júpiter –localizado a 918 millones de kilómetros- luce como una estrella amarilla brillante, bastan unos binoculares y pulso firme para revelar sus cuatro lunas galileanas. Aparecerán dispuestas como una fila de patos junto al disco planetario.

Por supuesto, tus observaciones serán muy superiores con un telescopio pequeño, el cual revelará las numerosas guirnaldas, nudosidades, rizos y puntos turbulentos de la cubierta nubosa superior del planeta, dentro de sus dos regiones polares y en los cinturones ecuatoriales de color marrón. Si usas mayor amplificación y realizas tus observaciones en el momento preciso, tal vez puedas ver indicios de la famosa Gran Mancha Roja (¿Anaranjada?).

Es asombroso imaginar que esa tormenta tal vez estuvo gestándose desde la época de Galileo y que esta noche podrá verla desde el patio de su casa.

¡Te deseo cielos despejados!

 

COMENTA ESTA NOTA