http://ngenespanol.com/

Desentierran la primera tumba real no saqueada de su tipo

Arqueólogos descubren una tumba de 1,200 años de antigüedad llena de artefactos de oro y plata, así como sacrificios humanos

FECHA DE PUBLICACIÓN:2013-06-27     AUTOR: Heather Pringle

Fue un descubrimiento asombroso: la primera tumba sin saquear de los Wari, la antigua civilización que construyó el imperio más antiguo de Sudamérica entre 700 y 1000 d.C. Sin embargo no fue alegría lo que Milosz Giersz sintió cuando entrevió oro en el recoveco sombrío de la cámara funeraria en el norte de Perú.

Giersz, arqueólogo de la Universidad de Varsovia en Polonia, se dio cuenta de inmediato de que si se filtraba que su equipo polaco-peruano que había descubierto un "templo de la muerte" de 1200 años lleno de artefactos preciosos de oro y plata, los saqueadores llegarían en tropel. "Tuve una pesadilla al respecto", confiesa Giersz.
Así que Giersz y Roberto Pimentel Nita, codirector del proyecto, excavaron silenciosamente durante meses en una de las cámaras fúnebres y recolectaron más de 1,000 artefactos, incluyendo joyería sofisticada de oro y plata, hachas de bronce y utensilios de oro, junto con los cuerpos de tres reinas waris y otros 60 individuos, algunos de los cuales eran probablemente sacrificios humanos.

El ministro de cultura de Perú y otros dignatarios anunciarán oficialmente hoy el descubrimiento en una conferencia de prensa en el sitio. Krysztof Makowski Hanula, arqueólogo de la Pontificia Universidad Católica del Perú en Lima y el consejero científico del proyecto afirmaron que el recién descubierto templo de los muertos "es como un panteón, como un mausoleo de toda la nobleza wari en la región".

Un imperio pasado por alto

Los señores waris han sido opacados desde hace mucho por los incas posteriores, cuyos logros fueron documentados extensivamente por sus conquistadores españoles. Pero en los siglos VIII y IX d.C., los waris construyeron un imperio que se extendió por buena parte del Perú actual. Su capital andina, Huari, se convirtió en una de las grandes ciudades del mundo. En su cenit, Huari ostentaba un estimado conservador de alrededor de 40,000 habitantes. París, en comparación, solo tenía 25,000 habitantes en ese entonces.

Exactamente cómo los waris forjaron su imperio, ya sea mediante conquistas o persuasión, permanece como un misterio arqueológico eterno. La fina sofisticación del trabajo artístico ha atraído a los saqueadores desde hace mucho tiempo quienes han despojado los restos de palacios imperiales y santuarios. Incapaces de detener la destrucción de información arqueológica vital, los investigadores se quedaron con muchas más preguntas que respuestas.

Los espectaculares hallazgos en El Castillo de Huarmey, a cuatro horas en auto al norte de Lima, recorrerá un buen trecho hacia la respuesta de estas preguntas. Aunque los saqueadores de tumbas han excavado en el sitio de 44.5 hectáreas de manera intermitente por décadas, Giersz sospechaba que había un mausoleo que permanecía oculto a grandes profundidades. En enero e 2010 él y un equipo reducido escudriñaron la zona utilizando fotografía aérea y equipo de escaneo geofísico. En una cresta entre dos pirámides grandes de adobe, ubicaron el contorno débil de lo que parecía ser un mausoleo subterráneo.

Los saqueadores de tumbas habían arrojado escombros en la cresta. Al excavar en los escombros el pasado septiembre, Giersz y su equipo pusieron al descubierto una sala ceremonial antigua con un trono de piedra, debajo del cual se encontraba una cámara amplia y misteriosa sellada con 30 toneladas de relleno de piedra suelta. Giersz decidió seguir excavando. Dentro del relleno había una maza enorme de madera tallada. "Era una lápida ?dice Giersz? y supimos entonces que teníamos el mausoleo principal".

Tesoro enterrado

Conforme los arqueólogos quitaron cuidadosamente el relleno, descubrieron hileras de cuerpos humanos enterrados en una posición sentada y envueltos en textiles mal conservados. Cerca de ahí, en tres pequeñas cámaras laterales, se encontraban los restos de tres reinas waris y muchas de las posesiones preciadas, incluyendo herramientas para hilar hechas de oro. "¿Qué hacían estas primeras damas en la corte imperial? Hilaban tela con instrumentos de oro", dice Makowski.

Los dolientes también habían enterrado muchos otros tesoros en la cámara: adornos para las orejas incrustados de oro y plata, cuencos de plata, hachas rituales de bronce, una copa inusual de alabastro, cuchillos, contenedores para hojas de coca, cerámicas pintadas con colores brillantes provenientes de muchas partes del mundo andino, y otros objetos preciosos. Giersz y sus colegas nunca habían visto nada como eso. "Estamos hablando de la primera tumba real imperial desenterrada", afirma Giersz.

Pero para los arqueólogos el mayor tesoro de la tumba será la nueva riqueza informativa sobre el imperio wari. La construcción de un mausoleo imperial en El Castillo muestra que los señores waris conquistaron y controlaron políticamente esta parte de la costa norte, y probablemente desempeñaron un papel clave en la caída del imperio septentrional moche. Curiosamente, una vasija del mausoleo representa guerreros costeños combatiendo con hacha en mano a invasores waris.

Los waris también combatieron por las mentes y los corazones de sus nuevos vasallos. Además de su poderío militar, promovieron un culto de adoración a los ancestros reales. Los cuerpos de las reinas sepultadas tenían rastros de pupas de insectos, lo que revelaba que hubo asistentes que las habían sacado de la cámara funeraria y expuesto al aire. Esto sugiere de manera importante que los waris exhibían las momias de sus reinas en el trono de la sala ceremonial, lo que permitía a los vivos venerar a sus muertos.

El análisis del mausoleo ?y de otras cámaras que podrían estar aún enterradas? apenas empieza.
Giersz predice que a su quipo le faltan de ocho a 10 años más de trabajo ahí. Pero los hallazgos de El Castillo ya prometen poner la civilización wari bajo un reflector nuevo y brillante. "El fenómeno wari puede compararse al imperio de Alejandro Magno ?afirma Makowski?. Es un fenómeno histórico breve, pero de grandes consecuencias".

  • REDES SOCIALES

  • Foto del Lector