Categorías: Historia

Descubren el verdadero propósito de Stonehenge, miles de años antes de convertirse en calendario solar

Al menos 4 milenios antes del Neolítico, el sitio de Stonehenge ya era utilizado por los seres humanos para cazar especies grandes, revela un estudio.

La noticia llegó en marzo de 2022. Un equipo de arqueólogos finalmente había determinado cuál era la función real del yacimiento de Stonhenge, el mítico espacio de formaciones neolíticas en el Reino Unido. Por la posición de los piedras, los científicos determinaron que éste había sido un calendario solar, que daba la pauta de 365.25 días. Justamente, una vuelta al Sol.

Sin embargo, la investigación no indagó sobre el posible funcionamiento de este sitio previo a la construcción del calendario astronómico. De acuerdo con un estudio reciente, mucho antes de que las piedras de Stonehenge sirvieran como un marcador de tiempo, el espacio se ocupó como un «coto de caza». Esto es lo que sabemos.

Antes de que fuera un calendario solar

GETTY IMAGES

Stonehenge se ubica en la planicie de Salisbury, a unos 130 km al oeste de Londres, según documenta National Geographic Historia. Por la orientación y diseño del espacio, se estima que fue construido por varias generaciones, a lo largo de 1,600 años, durante el periodo prehistórico del Neolítico.

Así como sucedió con otras sociedades de la época, una de las actividades principales que ocuparon a los pobladores por milenios fueron la caza y la recolección. Por ello, la actual meseta británica fue escenario para jornadas de cacería extensas a lo largo del Mesolítico, hace entre 10 mil y 5 mil años antes de nuestra era.

Otras fuentes documentales sostienen que, previo a ser un espacio sin árboles, sobre la meseta crecía un bosque de dosel cerrado. Sin embargo, históricamente se ha generado un debate al respecto:

«Ha habido un largo debate sobre si la arqueología monumental de Stonehenge se creó en un paisaje boscoso deshabitado o si se construyó en un área ya parcialmente abierta de importancia preexistente para los cazadores-recolectores del Mesolítico tardío», escribieron para PLOS One los autores.

El estudio demostró que el área estaba abierta. Por lo cual, fue el espacio ideal para que especies de herbívoros pastaran. Esto atrajo a los cazadores-recolectores a la zona, ya que la meseta se prestaba para someter a presas grandes. Lo más probable, explican los autores, es que exista «una continuidad entre los cazadores-recolectores del Mesolítico y los constructores de monumentos del Neolítico o de la Nueva Edad de Piedra».

Te sugerimos: Así se veían las mujeres de la Edad de Piedra, sugiere una reconstrucción en 3D

Un proceso de asentamiento paulatino

Para entender esto, es importante tener en cuenta que los cazadores-recolectores típicamente eran nómadas. Es decir, no se quedaban en un mismo lugar para siempre. Sin embargo, esto no quiere decir que el sitio donde hoy está Stonehenge se descubriera de repente, explican los investigadores. Por el contrario, el estudio revela que se trató de un proceso de asentamiento paulatino.

Lo que es más: «[…] parece que la gente conocía este lugar desde hacía siglos«, reporta Live Science. La evidencia sugiere que, al menos, el espacio estaba habitado 4 mil años antes de que Stonehenge siquiera empezara a construirse en el Neolítico:

«[…] los cazadores-recolectores ya habían elegido parte de este paisaje, un claro aluvial, como un lugar persistente para la caza y la ocupación», explican los autores en un comunicado.

Milenios antes de que Stonehenge se convirtiera en un calendario solar en el Neolítico, los seres humanos primitivos utilizaban la meseta como terreno de cacería. Con el tiempo, se erigirían piedras para representar a dioses primigenios, en torno a los cuales se regirían las vueltas de la Tierra en torno al Sol, las estaciones y eventualmente, los ciclos agrarios en la zona.

Sigue leyendo:

Revelan que Stonehenge fue un antiguo calendario solar de 365.25 días

‘Machu Picchu’ no es el nombre real de las icónicas ruinas peruanas, revela un estudio

Andrea Fischer

Hago periodismo de ciencia. Construyo historias que buscan algo insólito desde la cotidianidad. Me desempeño como Content Manager de National Geographic en Español. Muy Interesante para México, Wall Street International Magazine y otros títulos digitales también le dan hogar a mis textos. No se me quita la costumbre de escribir a mano.

Contenido reciente

  • Historia

El día en el que la momia de Ramsés II levantó el brazo, milenios después de haber fallecido

Después de organizar campañas militares exitosas durante años, el último movimiento histórico de Ramsés II fue una bofetada de ultratumba.…

26 junio, 2022 4:00 pm
  • Ecología

La historia de los agricultores brasileños que convirtieron una sabana en un bosque frondoso

Nelson Araújo y Ernst Gotsch lograron lo imposible: convertir una región árida en un oasis en Poções, al norte de…

26 junio, 2022 10:00 am
  • el-mundo

Así es el ‘Anillo de Fuego’, la cuna de los terremotos más poderosos que agitan la Tierra

En el Anillo de Fuego del Pacífico se gesta el 90 % de la actividad sísmica del planeta. De ahí,…

25 junio, 2022 4:00 pm
  • el-espacio

El solsticio de Manhattan y la Superluna del Ciervo protagonizarán los eventos astronómicos de julio

La lluvia de meteoros más extensa del año y una puesta de Sol única en Nueva York figuran entre los…

25 junio, 2022 10:00 am
  • Ecología

Recuperando territorio: así es la lucha de la vida silvestre por adaptarse a las condiciones urbanas

A fuerza de la presión humana sobre el entorno, la vida silvestre en las ciudades y contextos urbanos tiene cada…

24 junio, 2022 7:00 pm
  • animales

Descubren que los reptiles y anfibios ‘no envejecen’, y podrían tener el secreto a una vida larga

El proceso de envejecimiento de los reptiles y anfibios es muy lento y tiene pocas repercusiones físicas. Por ello, podría…

24 junio, 2022 4:00 pm