Categorías: ecosistemasnaturaleza

¿Aprovechar el Mekong o acabar con él?

Se están erigiendo presas a lo largo del Mekong. La gente del sureste de Asia necesita electricidad limpia, pero también los peces y el arroz que provee un río sin presas.

Extracto de la edición de mayo de la Revista National Geographic en Español.

Pumee Boontom vive en el norte de Tailandia, pero sintoniza en su televisión la predicción del tiempo en China. Una gran tormenta en el sur del país significa un gran derrame de agua de las presas río arriba y, a su vez, la posibilidad de que su aldea se inunde. Se supone que el gobierno chino debe alertar a las naciones río abajo. Pero en la experiencia de Boontom, esa advertencia suele llegar demasiado tarde o simplemente no llegar.

?Antes de las presas, el gua subía y bajaba de manera gradual con las estaciones -comenta-. Ahora el agua sube y baja drásticamente, y no sabemos cuándo va a cambiar, a menos de que vigilemos las tormentas?.

Boontom es el líder de Ban Pak Ing, un grupo disperso de casas de bloques de concreto y calles sin pavimentar que se extiende desde el escarpado banco occidental del Mekong hacia un tranquilo y bien cuidado templo budista. Hace 20 años, al igual que muchos de sus vecinos, Boontom pescaba para ganarse la vida. Pero cuando China terminó una, luego dos y después siete presas río arriba, los pocos cientos de residentes de Ban Pak Ing notaron el cambio en el Mekong. Las repentinas fluctuaciones en los niveles del agua interfieren con la migración y el desove de los peces. Aunque la aldea ha protegido las zonas de desove locales, ya no hay suficientes peces para todos.

En años recientes, Boontom y muchos otros aquí han vendido sus botes pesqueros y se han puesto a cultivar maíz, tabaco y frijol. Es una vida azarosa y no la que conocen mejor; las frecuentes inundaciones la vuelven aún más desafiante.

Ban Pak Ing puede ser una visión del futuro para muchas aldeas del Mekong. Cinco presas más están en construcción en China. Río abajo, en Laos y Camboya, 11 grandes presas -la primera en el curso principal de la cuenca baja del Mekong -han sido propuestas o ya se están construyendo. Al perturbar la migración y el desove de los peces se espera que las nuevas presas amenacen la fuente alimentaria de un estimado de 60 millones de personas. La energía eléctrica generada por las represas de la cuenca baja del Mekong se destina a centros urbanos florescientes de Tailandia y Vietnam. Kraisak Choonhavan, activista tailandés  y ex senador, llama ?desastre de proporciones épicas? a las presas de la cuenca baja del Mekong.

Una de las propuestas en Laos está apenas 60 kilómetros río abajo de Ban Pak Ing. Su construcción comprimiría la aldea entre la inundación proveniente del norte y un embalse creciente en el sur. ?Cierre los ojos e imagine -dice Boontom-. Imagine lo que nos pasará?. Presiona sus manos una contra otra.

El Mekong nace en la meseta tibetana y recorre unos 4,200 kilómetros a través de China, Myanmar, Tailandia, Laos, Camboya y Vietnam, antes de desembocar en las aguas del mar de China Meridional. Es el río más largo del sureste asiático, el séptimo más largo de Asia y -lo más importante para la gente que vive a lo largo de sus orillas- representa la pesquería continental más productiva del mundo.

Los camboyanos y los laosianos pescan más peces de agua dulce per cápita que cualquier otra persona en el planeta; en muchos lugares a lo largo del río, pescado es sinónimo de comida. Asado, frito o hervido; envuelto en hojas de palma, aderezado con huevos de hormiga, o simplemente mezclado con arroz en un tazón de madera, las más de 500 especies conocidas del Mekong han alimentado a millones de personas durante sequías, inundaciones e incluso el régimen genocida camboyano.??

Sin embargo, las gargantas estrechas y las cascadas rugientes del Mekong, que frustraron a los exploradores europeos del siglo XIX que buscaban ruta comercial desde el mar de la China Meridional hasta el occidente de ese país, han tentado a los constructores de presas durante mucho tiempo. En los años sesenta de siglo XX, Estados Unidos abogó por la construcción de una serie de presas hidroeléctricas en la cuenca baja del Mekong, con la esperanza de desarrollar la economía de la región y bloquear el asenso del comunismo en Vietnam. Los planes languidecieron, la región entró en guerra y, en los años noventa, China, no el sureste de Asia, fue la primera en construir un embalse en el curso principal del río.

National Geographic

Compartir
Publicado por: amp_author_box();

Contenido reciente

  • animales

Descubren la razón por la que las aves migratorias tienen un plumaje más claro

Las aves con plumajes más claros absorben menos radiación solar, lo que les permite mantener viajes largos durante sus migraciones…

19 horas atrás
  • animales

Incautan más de 300 tarántulas, cucarachas y un escorpión en el aeropuerto de Colombia

Dos ciudadanos alemanes llevaban al interior de su maleta 232 tarántulas, un escorpión con nueve crías, nueve huevos de araña…

2 días atrás
  • el-mundo

¿Qué es el Cinturón de Fuego del Pacífico y por qué es la zona sísmica por excelencia de la Tierra?

En el Cinturón de Fuego del Pacífico ocurre el 90 por ciento de la actividad sísmica del planeta y concentra…

2 días atrás
  • traveler

Azulik: un refugio orgánico para conectar con la naturaleza en la Riviera Maya

La biomimesis pretende construir en la naturaleza sin destruirla, y es el fundamento que utiliza Roth Architecture para todos sus…

2 días atrás
  • traveler

Best of the World: los mejores destinos de cultura e historia para viajar en 2022

¿Buscas tu próxima aventura? Nuestros editores en todo el globo eligieron los 28 destinos más emocionantes del planeta para 2022.…

2 días atrás
  • Ecología

La lluvia sustituirá a la nieve que cae en el Ártico en menos de 60 años

En menos de 60 años, el Ártico entrará en una época donde la principal precipitación será la lluvia, amenazando a…

2 días atrás