• conecta con
    national geographic
ir
 
Esta fotografía panorámica fue tomada con un objetivo ojo de pez en el lago Ammer cerca de Múnich.
 
 
Esta fotografía panorámica fue tomada con un objetivo ojo de pez en el lago Ammer cerca de Múnich.
Foto: Marc Müller / dpa / dpa-tmn
 
 

Cómo lograr buenas fotos panorámicas

Autor: DPA Fecha: 2016-02-17

Un paisaje montañoso, una ciudad al atardecer o una sala de baile: las fotografías panorámicas, con sus imágenes más anchas que altas, atraen de inmediato las miradas y son sencillas de lograr incluso para fotógrafos aficionados.

Fotogalería: Impresionantes fotos panorámicas

Las panorámicas están formadas por muchas fotos individuales. "Los motivos ideales son aquellos que son muy anchos o muy altos para una sola foto", explica Moritz Wanke, de la revista especializada "Chip Foto-Video".

"El truco está más en la edición posterior que en el tipo de cámara", afirma el experto, ya que es ahí donde se "arma" realmente la foto panorámica.

El primer paso es sacar las fotos, una a una desplazando suavemente la cámara en horizontal hasta cubrir el espacio deseado. "Es más complicado cuando se trata de una panorámica vertical de un edificio alto, porque al ir subiendo la cámara uno también cambia el ángulo", señala por su parte Jan-Markus Rupprecht, de la revista online alemana "Digitalkamera.de". Eso sí, en ninguno de los dos casos hay que moverse del sitio desde el que se toman las imágenes.

Lo importante al hacer panorámicas es también que no haya ningún objeto cercano que quede entre dos de las fotos, "sino ponerse de modo que quede en el centro", señala Rupprecht.

Por ejemplo, para que una farola o unos árboles situados cerca de la cámara queden bien si están justo en el punto en el que coinciden dos fotos, la cámara tiene que girar justo en el llamado punto nodal. "Y eso no es posible sin un trípode, un cabezal de panorámica y ajustes adecuados", explica el fotógrafo.

Lee: ¿Cómo sacar fotografías submarinas?

Para hacer panorámicas tipo cúpula, de 360 por 180 grados, se debería usar un objetivo de ojo de pez, indica el fotógrafo Florian Busch. Para retratar espacios interiores pequeños recomienda un adaptador de punto nodal, "que garantiza que se puedan unir bien fotografías incluso en espacios muy estrechos como un tren". Sin este adaptador lo que está en primer plano y en segundo se mueve y al final la imagen no encaja bien.

Las panorámicas normales se pueden hacer sin embargo sin necesidad de trípode, teniendo en cuenta eso sí el sostener la cámara bien recta a lo largo de todo el giro del fotógrafo, subraya Jan-Markus Rupprecht.

En el caso de las verticales con un ángulo muy amplio, se utiliza el formato vertical y hay que mantener "al menos un 25 por ciento de superposición de las imágenes entre sí para facilitar después el encaje".

Todo esto es más sencillo si se cuenta con un trípode, con el que la cámara no se mueve y es menos importante también el tema de la luz. Se puede poner la cámara en modo automático (A o Av) para la primera foto y después cambiar a manual para el resto. Tampoco importa tanto el ancho del objetivo, sino que quede bien retratado el motivo. Para la apertura del diafragma el experto recomienda una pequeña de f/11 o f/16.

Para componer luego las imágenes en la computadora hay software adecuado. Por ejemplo la función Photomerge del Adobe Photoshop, el freeware Hugin o la profesional Autopano. Para panorámicas de 360 por 180 grados se usan programas especiales como PTGui, señala Florian Busch.

En los smartphones las panorámicas son ya algo totalmente integrado. La ventaja es que los sensores reconocen cualquier movimiento y lo ajustan, pero Wanke subraya que pese a ello hay que tomarse su tiempo y girar despacio, si no los sensores tampoco podrán corregir las vibraciones. La calidad no es la misma que la de una cámara, pero muchos fabricantes van mejorando cada vez más este aspecto.

 

COMENTA ESTA NOTA