• conecta con
    national geographic
ir
 
Este robot podría ser usado para el estudio de especies marinas y monitoreo ambiental.
 
 
Este robot podría ser usado para el estudio de especies marinas y monitoreo ambiental.
Foto: Yufeng Chen, E. Farrell Helbling y Hongqiang Wang
 
 

Bioingenieros crean robot diminuto que vuela, brinca y se sumerge

Autor: National Geographic en español Fecha: 2017-10-26

 

El campo tecnológico se encuentra en un estado de innovación constante, en esta ocasión, un grupo de bioingenieros de diversas instituciones como la Universidad de Harvard, la Universidad de California, el Colegio Imperial de Londres y la Universidad de Hong Kong  desarrollaron un robot diminuto que puede volar, brincar, sumergirse en el agua y volver a despegar, de acuerdo a su publicación en Science Robotics.

Este pequeño artefacto, claramente inspirado en el mecanismo de vuelo y aterrizaje sobre el agua de algunos insectos como las libélulas, es el primer micro robot capaz de funcionar en el aire y en el agua y es aproximadamente 1,000 veces más ligero que otros robots aéreos-acuáticos; pesa solamente 175 miligramos.

 

 

 

¿Y cómo vuela el insecto robot?

Para desplazarse, el robot aletea de 220 a 300 veces por segundo, un poco más rápido que una mosca. Una vez sumergido en el agua, el pequeño robot emerge lentamente aleteando alrededor de nueve veces por segundo para mantener la estabilidad bajo el agua.

Para la complicada transición agua-aire, el robot hace un truco de magia, y por magia queremos decir química. El robot tiene un contenedor central en su mecanismo, al llenarse de agua, se activa un dispositivo que le permite dividir el agua en hidrógeno y oxígeno, a este proceso se le llama electrolisis. A medida que la cámara se llena de gas, el robot comienza a emerger lentamente y se levanta lo suficiente como para levantar las alas del agua. Un sparker a bordo crea una explosión en miniatura que eleva al robot unos 37 centímetros. Los agujeros microscópicos en la parte superior de la cámara liberan el exceso de presión, lo que evita la pérdida de las extremidades del robot.

 

 

Aunque este robot es un gran avance tecnológico, todavía necesita algunos ajustes, pues no puede sumergirse fácilmente en el agua, a menos que tenga jabón; sin embargo, los desarrolladores esperan que en el futuro sea usado para búsqueda y rescates en el océano, examinar la calidad del agua, exploración aérea y marina y monitoreo ambiental y de algunas especies marinas.

 

 

 

Tal vez te interese: El “smartphone” del futuro

 

 

COMENTA ESTA NOTA