• conecta con
    national geographic
ir
 
background of photovoltaic modules for renewable energy ; Shutterstock ID 175274429; PO: ng; Job: ng; Client: ng
 
 
background of photovoltaic modules for renewable energy ; Shutterstock ID 175274429; PO: ng; Job: ng; Client: ng
 
 
 

Un lugar 100% solar

Autor: DPA Fecha: 2015-01-12

Los 1,400 ciudadanos de Tokelau viven en tres diminutos atolones en el Pacífico, sin aeropuerto y prácticamente aislados. El país más cercano es Samoa, situado a 500 kilómetros en dirección sur, mientras que su patria, Nueva Zelanda, se sitúa a 3,400 kilómetros de distancia. Conseguir los 2,000 barriles de crudo que el archipiélago necesitaba al año para el funcionamiento de sus generadores suponía mucho esfuerzo y era caro. Pero actualmente, las cosas han cambiado.

El tokeluano es el primer Estado insular del mundo que cubre totalmente sus necesidades energéticas con energía solar y de la biomasa. Incluso tiene capacidad para producir un 50 por ciento adicional. Otros pequeños países insulares como Tuvalu o las Islas Cook quieren conseguir lo mismo para 2020.

Foto: tokelau.org.nz/


Y el ejemplo cunde: las energías renovables son uno de los temas principales en la cumbre de pequeños Estados insulares en desarrollo (SIDS) que se celebró recientemente en la capital de Samoa, Apia.

"Los países insulares del Pacífico apenas emiten los dañinos gases de efecto invernadero, pero se sitúan entre los primeros que sufren sus consecuencias", escribe la sociedad alemana para la cooperación internacional GIZ. "Aquí, en el Pacífico, las sequías, inundaciones, ciclones y el creciente nivel del mar destrozan nuestro hogar y ponen en riesgo nuestro futuro", advierten los SIDS en su declaración sobre el clima.

Que estos países utilicen energías renovables no cambia nada en el balance mundial sobre el clima, pero sí ayuda a que los Estados sean conscientes de que ya no tienen que utilizar sus escasos recursos para importar petróleo. Tokelau empleaba en comprar crudo más de medio millón de euros (unos 660,000 dólares). "Ahora ese dinero se destina a sanidad y educación", señala el gobierno.

Según el secretario general de la conferencia, Wu Hongbo, "de media los pequeños Estados insulares cubren el 90 por ciento de sus necesidades energéticas con crudo importado". Y eso puede suponer "hasta un 20 por ciento del total de las importaciones", añade. La situación y los elevados costes de transporte hacen que allí el crudo sea entre 200 y 300 veces más caro que en el mercado mundial".

"Las energías renovables ayudan a combatir la pobreza, salvar vidas, mejorar la salud y cubrir las necesidades básicas humanas", señala un informe del departamento de Naciones Unidas para desarrollo sostenible. Y al respecto existen todo tipo de iniciativas, como se mostró en la conferencia de los SIDS, en la que España presidió junto a Japón el diálogo multipartito interactivo sobre cambio climático y gestión de riesgo de desastres.


Por ejemplo, la empresa Sunlabob de Laos proporciona paneles solares para hogares y escuelas a los Estados insulares de Kiribati, Vanuatu, las Islas Marshall y Micronesia, en el Pacífico. Kiribati ha puesto en marcha una iniciativa para refrigerar almacenes de pescado con energía solar y, si todo va bien, 18 cetros de pesca funcionarán con energía solar, señala el alemán Andy Schröter.

En el Caribe, San Cristóbal y Nieves, Santa Lucía, las Islas Turcas y Caicos y otros Estados insulares colaboran con la ONG y "think tank" Carbon War Room, donde intercambian ideas por ejemplo sobre eficiencia energética en hospitales o formación en materia de energía. Además, suman recursos para promover el potencial de la energía eólica y solar, y allí, cada centavo cuenta.

 

COMENTA ESTA NOTA