http://ngenespanol.com/

Secreto del Mar Adriático

Eslovenia es uno de los rincones secretos de Europa. Su paisaje casi intacto y su pasado yugoslavo le dan un carácter fuera de lo común.

FECHA DE PUBLICACIÓN:2011-02-15     AUTOR: Alfredo Martínez Fernández

Recorrer este país, es descubrir riquezas naturales y un legado cultural enorme. Sus tierras guardan una belleza inusual que enmarca castillos medievales, montañas nevadas, lagos de ensueño, grutas impresionantes, exuberantes viñedos, playas y otros territorios que guardan siglos de historia. Por su tamaño y ubicación en el mapa, en Eslovenia puede, en un mismo día, esquiar en los Alpes y bañarte en el mar Adriático.

La mejor forma de descubrir un lugar es de mano de un local, y eso hice: recorrí Eslovenia junto con mi amigo y colega fotógrafo Samo Vidic, quien reside en Bled, adonde llegué manejando desde Salzburgo.

Austria está separada de Eslovenia por la cadena montañosa de Karavanke, que llega hasta Ljubljanica y Maribor. Esta zona forma el cordón occidental de los Alpes Julianos con su pico Triglav, que es símbolo nacional de los eslovenos; los bosques y lagos adyacentes fueron destinados en 1981 como Parque Nacional. A las faldas de los Alpes Julianos nacen los ríos Soca y Sava donde se practica piragüismo, canyoning y hasta rafting, también es posible volar en  parapente, en el ala delta o pedalear en bicicleta de montaña.

La ciudad de los manantiales

En el borde del Parque Triglav y los Alpes está Bled, famoso por su lago idílico (sus aguas provienen del deshielo del glaciar Bohinj) y castillo que se eleva sobre esta ciudad famosa por sus manantiales termales. Samo me llevó a conocer los atractivos turísticos.

Nuestra primera visita fue a una isla pequeña ubicada en medio del lago, adonde llegamos en góndola, en el trayecto admiramos gran variedad de peces, patos, cisnes y gaviotas. En la isla está la iglesia de la Asunción, que data del siglo XVII, alrededor de ésta y de su campana gira la leyenda sobre la Campana de los Deseos, que cuenta la historia de una viuda que vivía en el Castillo de Bled, unos ladrones mataron a su esposo y tiraron su cuerpo al lago.

Llena de tristeza a diario visitaba la isla y rezaba en la capilla. Un día mandó a cubrir de oro una campana que sería colocada en la capilla; pero al ser transportada, una tormenta hundió al bote (dicen que hoy día en las noches estrelladas se escucha el tintineo de aquella campana).

Después del accidente, la viuda vendió sus propiedades y mandó construir una iglesia en la isla. Se mudó a Roma y después de su muerte, el Papa bendijo la nueva campana que fue colocada en 1543 por Francis Patavinus, desde entonces cumple los deseos de los visitantes de la isla.

De regreso al muelle nos dirigimos al Castillo de Bled, el más antiguo de Eslovenia y localizado en lo alto de un precipicio desde donde se tiene una vista panorámica.
En torno al lago se ha construido una villa turística llena de hoteles, bares, restaurantes, cafés, hosterías y boutiques (http://www.bled.si).

La deportiva Kranjska Gora

Al día siguiente fuimos a Kranjska Gora, destino que en verano atrae a los amantes de los deportes de naturaleza como senderismo, alpinismo, ciclismo, equitación, paracaidismo, pesca? y en la temporada invernal es visitado por los aficionados al esquí y actividades invernales.

Este lugar también es escenario de los campeonatos para la copa mundial de esquí alpino, aquí se localiza Planica, donde ?por fortuna? asistí al Mundial de Salto en Esquí. Tiene la pista con el trampolín más grande del mundo para saltos de 100 y 200 metros de distancia (www.planica.si).

La Ciudad de los Dragones

El siguiente punto fue Ljubljana, capital de Eslovenia, ubicada a orillas del río Ljubljanica. Al recorrer esta ciudad puedes sentir y ver cinco mil años de historia. No te pierdas las ruinas de la Emona romana, el antiguo casco antiguo y el castillo medieval.

Uno de sus atractivos es su ambiente, que sumado a su belleza arquitectónica resultan en una metrópoli dinámica. Disfruta de los inmuebles con influencia del barroco italiano, así como los más nuevos construidos después del terremoto de 1895. Ljubljana goza de una vida cultural animada.

Tiene una de las filarmónicas más antiguas del mundo y es famosa por sus festivales culturales. Navega por el río Ljubljanica para que puedas contemplar sus puentes llenos de esculturas de dragones. Piérdete por el casco antiguo lleno de agradables cafeterías, pastelerías, boutiques, pizzerías y restaurantes en donde sirven gastronomía eslovena.

  • REDES SOCIALES

  • Más de National Geographic en Español
Contenido no disponible