• conecta con
    national geographic
ir
 
Una vista panorámica del santuario.
 
 
Una vista panorámica del santuario.
Foto: independent.co.uk
 
 

Okinoshima: la isla en Japón a la que no pueden acceder mujeres

Autor: National Geographic Traveler Fecha: 2017-07-14

En Japón existe un lugar único en el mundo llamado Okinoshima. Esta isla guarda un tesoro de alrededor de 80,000 ofrendas a los dioses del mar de la religión sintoísta. Estos artefactos incluyen espejos de la dinastía Wei en China y anillos de oro de la península coreana.

Esta isla forma parte del Santuario Munakata Taisha y es considerada uno de los sitios más sagrados del país. Se tiene la creencia que los antiguos dioses colocaron ahí a tres emperatrices para que cuidaran a la nación. Es por esta razón que este lugar está destinado casi en su totalidad para orar.

Una vista del interior de la isla.

Foto: racurs.ua

Entre los siglos IV y IX por aquí pasaba la ruta comercial entre Japón, China y la península coreana. La gente cuando pasaba por el santuario le daban ofrenda a los dioses para que protegieran sus barcos, es por esta razón que aquí se encuentran grandes tesoros.

La isla está siempre ocupada por un sacerdote sintoísta que le reza todos los días a la dioses. Sólo unas cuantas personas tienen permitido entrar a este lugar. La única fecha para poder hacerlo es el 27 de mayo que se celebra una festividad y llegan 200 hombres que son elegidos previamente. Acorde a las tradiciones sintoístas las mujeres no pueden visitar la isla.

Un sacerdote caminando cerca del templo.

Foto: publinews.gt

Antes de poner un pie en la isla, los hombres deben desnudarse y bañarse en el océano, de esta manera se purifican para visitar este lugar sagrado. Por otro lado los visitantes tienen prohibido hablar de lo que sucede en el interior. Tampoco se les permite llevarse nada.

Esta isla japonesa fue declarada, este mes de julio de 2017, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Sin embargo, el sacerdote principal de Munakata Taisha dijo que la prohibición del turismo permanecerá en este lugar lugar. “No abriríamos Okinoshima al público, aunque esté inscrito en la lista de patrimonio cultural de la Unesco, porque la gente no debería visitarla por curiosidad”, dijo Ashizu a The Japan Times.

NO TE PIERDAS: 10 lugares prohibidos en el mundo

 

COMENTA ESTA NOTA