http://ngenespanol.com/

El salar más dulce

Descubre lo que esconde este encantador espejismo natural ubicado en Bolivia

FECHA DE PUBLICACIÓN:2013-03-13     AUTOR: Redacción

Localizado al suroeste de Bolivia -a unos 3,650 metros sobre el nivel del mar- se encuentra uno de los paisajes naturales más espectaculares del mundo. Definido como un desierto de sal, el Salar de Uyuni es un espejo natural que refleja en su suelo la infinitud que lo rodea.

La reserva: Accedido únicamente por autos 4x4, esta joya Boliviense es el resultado de una seca terrenal que evaporo los lagos donde actualmente reside el Salar. Hoy en día, Uyuni sirve como reserva para algunos de los compuestos más importantes para la industria química/industrial; entre ellos la sal (se estima que contiene unas 10 mil millones de toneladas).

Sin embargo, lo que hace especial de esta reserva es su alta reflexividad. Cuando la cubierta de agua que le cubre baja, genera una pequeña capa de agua que, junto a su superficie lisa, genera un espejismo abismal. En un día despejado, es posible ver los volcanes Thanupa y el Tata Sabaya, que quedan a solo una corta distancia.

Cómo llegar: Hay varias opciones para llegar a Uyuni; ya sea tomar un tren desde Oruro (6-7 horas aprox.), llegar por carretera desde Potosi o llegar directamente al aeropuerto de Uyuni.

Dónde quedarse: En la noche es recomendable, ya sea visitar alguna de las islas cercanas o acampar cerca de la zona. Presenciar un atardecer en Uyuni puede ser una de las cosas más impactantes e inolvidables de todos los tiempos, sin embargo, es importante tomar precaución y recordar que las noches se ven acompañadas por una oscuridad pura.

Cuándo visitar: Probablemente la mejor temporada para visitar el Salar sean los meses de Mayo a Noviembre. En estas épocas se encuentra el cielo despejado, ideal para la toma de videos y fotografías.

Uno de los sitios más encantadores del mundo y definitivamente un preferido turístico, Uyuni es un lugar que no te puedes perder.

 

 

  • REDES SOCIALES

  • Foto del Lector