http://ngenespanol.com/

Tale of two sisters

Como el día y la noche, las calles Royal y Bourbon, en Nueva Orleans, son totalmente opuestas, pero su parentesco es incuestionable

FECHA DE PUBLICACIÓN:2012-09-21     AUTOR: Redacción

Por un lado, tenemos a la hermana refinada, de aire elegante y clásico; mientras en el otro tenemos a la hermana menor, ruidosa, fiestera y algo exhibicionista. Así son Royal y Bourbon. Dos calles paralelas que dividen el French Quarter.

Calles que, cada una en su estilo, muestran al visitante la Nueva Orleans más auténtica. Nueva Orleans, también conocida como Big Easy, está bien situada en el imaginario de todo viajero. Sus clubes de jazz, su gastronomía criolla o sus desfiles de Mardi Gras, todo esto y mucho más toma lugar en dos calles principalmente, que, si el abrazante calor nos lo permite, caminaremos de un extremo a otro.

Grandes inventos y perros color azul

Emprendamos el recorrido sobre Royal St. a media tarde, ya que es imposible mantener un ritmo semilento bajo los desalmados rayos del sol. Antes de alojar galerías de arte y tiendas de antigu?edades, la antigua Calle Real era conocida, a principios del siglo XIX, por los bancos que aquí se encontraban. La primera parada será en el número 437, casi esquina con St. Louis.

Esta casa no parece tener nada especial, pero en ella surgió un invento que cambiaría la forma de beber en todo el mundo. Un boticario de apellido Peychoud solía servir los tragos de brandy en las pequeñas copas hueveras, a las que llamaba ?coquetier?.

Era común que los estadounidenses no pronunciaran correctamente las palabras francesas, así que poco a poco, a esta presentación se le fue conociendo como coctel. No tardó mucho Bourbon St., como buena hermana, en apropiarse de este maravilloso invento. Pronto, cocteles como el Mint Julep, un tipo de mojito con bourbon (whiskey americano) en lugar de ron, y el Sazerak, ginebra y azúcar con un toque de ajenjo, inundaron las gargantas de los animados paseantes de la aún más animada calle.

La segunda parada será en el restaurante Brennan?s, un clásico de Royal St. La clientela promedio ya ha vivido más de cincuenta Mardi Gras (el carnaval de Nueva Orleans). La especialidad de la casa es el Bananas Foster, que prepara el mesero en tu propia mesa, haciendo explotar con llamas el sartén.

Balcones, jazz y collares de cuentas

Para conocer la vida nocturna de Nueva Orleans hay que dejar atrás Royal y encontrar Bourbon. El aire se percibe más animado y la música nos lo confirma así.

Toda la gente, ya sea caminando o asomada en los balcones, se ve provista de grandes vasos de contenido festivo. El nombre de esta calle no deriva, como podríamos pensar, de la bebida bourbon, sino de la familia real española Borbón.

Recordemos que Nueva Orleans, después de ser colonia francesa, perteneció pocos pero prósperos años a la Corona Española.

Si has visto el programa Wild On ya sabes más o menos qué esperar de Bourbon, aún cuando no sea Mardi Gras. Hay una gran variedad de clubes de donde elegir. Para los amantes del karaoke, el mejor es, sin duda, el Cat?s Meow, orgullosa casa del Happy Hour 3x1. Los aficionados al jazz estarán obligados a visitar Fritzel?s, donde es posible escuchar a las mejores bandas locales.

Para beber es imperdonable no probar el legendario Hurricane: ron, jugo de fruta y granadina. La noche terminará cuando el cuerpo así lo decida. Todas las distancias son cortas y se pueden hacer a pie.

Nueva Orleans es una ciudad de contrastes, y siempre parecerá poco el tiempo que le dediquemos a conocerla, pero podremos descansar con la certeza de que, al día, semana, mes o año siguiente, las dos hermanas estarán dispuestas a recibirnos con los brazos abiertos.

Logística

Dónde comer:

Brennan?s, 417 Royal St. Tel. (504)5259-711

Pere Antoine?s, 741 Royal St. Tel. (504)5814-478

Qué visitar:

Cat?s Meow, 701 Bourbon St. Tel. (504)5232-788

Fritzel?s European Jazz Club, 733 Bourbon St. Tel. (504)5864-800

Dónde dormir:

Maison Dupuy, 1001 Toulouse St. Tel. (504)5868-000

Desde 230 dólares por noche

  • REDES SOCIALES

  • Más de National Geographic en Español
Contenido no disponible