• conecta con
    national geographic
ir
 
Este fue un gran logro para el aviador.
 
 
Este fue un gran logro para el aviador.
Foto: Lindbergh Foundation
 
 

Conoce la historia del primer vuelo sin escalas de Washington a la CDMX

Autor: National Geographic Traveler Fecha: 2017-12-15

Los antecedentes del primer vuelo sin escalas en diciembre de 1927 entre Washington, capital de Estados Unidos, y la Ciudad de México, tienen su origen en la buena relación que establecieron el aviador Charles Lindbergh y Dwight W. Morrow, un prestigioso abogado.

En agosto de 1927 Morrow fue nombrado embajador en México. El 29 de septiembre Lindbergh le escribió a su amigo felicitándolo por el nombramiento. El 4 de octubre Morrow en respuesta a su carta de felicitación escribió a Lindbergh

“Usted me habló alguna vez sobre la posibilidad que usted hiciera vuelos en Latinoamérica... sería bueno hablar de ello...”

Un retrato de Charles Lindbergh.

Foto: Lindbergh Foundation

El embajador percibió que la fama de Lindbergh podría ser bien empleada con un vuelo a este país. Las autoridades en México reaccionaron positivamente ante esta propuesta. Cabe destacar que los gastos del viaje fueron cubiertos por el mismo aviador, y no por alguna aerolínea o gobierno.

El presidente Plutarco Elías Calles encantado con la idea de tener a Lindbergh en México, envió a principios de diciembre una carta a los Estados Unidos en el que no solamente lo invitaba al país, sino que le prometía una gran bienvenida.

Esta es una imagen referencial.

Foto: Lindbergh Foundation

Lindbergh despegó de Washington, D.C., a las 12:25 horas del 13 de diciembre de 1927, llegando a la Ciudad de México a las 15:40 horas del día 14 de diciembre, sin embargo otras fuentes establecen que la llegada fue a las 14:39 horas. El vuelo según Lindbergh tuvo una duración total de 27 horas y 15 minutos.

En el transcuro de la ruta se mantuvo en su curso correcto hasta que sobrevoló Tampico, a la que identificó por los tanques de petróleo. Después, algo salió mal: “creo que fue mi culpa” afirmó el propio aviador, produciéndose una demora de una hora con 15 minutos en relación al tiempo estimado de vuelo. 

Alrededor de 100,000 personas recibieron con júbilo le llegada del aviador.

NO TE PIERDAS: El vuelo 666 viajó por última vez al "infierno"

Vía: LINDBERGH EN MEXICO Por Juan A. José 

 

COMENTA ESTA NOTA