http://ngenespanol.com/

Black Friday: shopping estratégico

El peor error que puedes cometer en ese mágico día del año es comprar todo lo que se encuentre a tu paso

FECHA DE PUBLICACIÓN:2012-11-21     AUTOR: Ollin Islas

Falta poco día para que llegue una de las fechas más esperadas por los adictos a las compras: El Black Friday, que es el viernes posterior al Thanksgiving Day estadounidense. Durante este ajetreado día, las cadenas de tiendas y outlets suelen hacer sorprendentes descuentos en todo tipo de artículos. Las ofertas son tan atractivas que, cada año, el Black Friday gana mayor popularidad.

Prueba de ello es que, en la actualidad, este se considera el día de Shopping más importante del año (desbancando, incluso, al día previo a la Navidad) y, según la agencia de investigación BIGResearch, el número de compradores se incrementa drásticamente cada año: en 2009 participaron 195 millones de consumidores; en 2010 lo hicieron 212 millones y, el año pasado, la cifra creció hasta 226 millones de compradores.

Aunque el Black Friday representa una gran oportunidad para adquirir productos a precios únicos, visitar las tiendas sin un plan estratégico puede provocar que termines sin un centavo en la cartera, eso sin mencionar que, al calor de las compras eufóricas, también podrías adquirir decenas de productos que no necesitas.

Por eso: respira profundo y piensa bien antes de comprar.

En busca del descuento perfecto

El Black Friday es un día entero de ofertas pero no todas ellas valen la pena. Por ello es indispensable rastrear los sitios que tienen los mejores precios o los horarios más adecuados para hacer las compras.

Lo más recomendable es que llegues a Estados Unidos uno o dos días antes del Black Friday. Esto te permitirá adquirir diarios y revistas que, además de estar llenas de anuncios con atractivas ofertas, tendrán decenas de cupones que te permitirán obtener mejores descuentos en infinidad de productos. Aunque hay descuentos durante todo el día, existen horarios especiales en los que las ofertas se vuelven inmejorables.

Los consumidores mañaneros reciben el nombre de ?early-bird shoppers? y son los afortunados que suelen aprovechar los precios más bajos. Normalmente, los early-bird shoppers rastrean las ofertas matutinas en los diarios y en los sitios de internet de diversas tiendas y se presentan en los establecimientos entre las 4 y las 11 am.

Este tipo de compra conviene por lo bajo del descuento y porque en muchos casos sólo madrugando se consiguen los productos.

Existe una mejor alternativa que las ofertas para early-bird shoppers. Esta opción es para los astutos internautas que, después de la cena de Thanksgiving, permanecen despiertos durante la madrugada para aprovechar las espectaculares promociones que se muestran en las páginas de internet de diversas tiendas y outlets.

Además de sacarle jugo a estos descuentos, los consumidores no dejan la comodidad de su hogar, se evitan el tráfico y los tumultos en las tiendas. Navega por la red constantemente. Existen decenas de páginas de Internet que pueden ayudarte a hallar justo los descuentos que necesitas encontrar.

Haz comparaciones de productos y no adquieras lo primero que encuentras a tu paso. Algunos buscadores que te resultarán sumamente útiles son Blackfriday.info, PriceGrabber y Blackfriday.gottadeal; en este último puedes suscribirte para recibir las mejores ofertas directo a tu correo electrónico.

Compras sin impulso ni compulsión

Ante todo, antes de realizar tus compras debes mantener la mente fría. Recuerda que no todo lo que brilla es oro: una oferta tentadora puede convertirse en un infierno si no lees bien las condiciones de compra, si los productos carecen de garantía o si en esa tienda en particular no pretenden hacerte ninguna devolución en caso de que los artículos salieran defectuosos.

A la hora de elegir los establecimientos que visitarás toma en cuenta cuáles son sus políticas de compra. Hay quienes no recomiendan el pago con tarjeta de crédito, pues si abusas de ella puedes terminar gastando mucho dinero en intereses, con lo cual no tendría sentido aprovechar tantos descuentos.

Sin embargo, si eres un consumidor disciplinado y puedes pagar la cantidad total de las compras que harás durante el Black Friday, entonces eres un candidato ideal para gozar de los grandes beneficios que ofrecen algunos bancos.

Muchos lo ignoran pero, al pagar con tarjeta puedes obtener garantías extendidas (American Express, por ejemplo, te brinda este invaluable beneficio sin que tengas que hacer ningún pago extra) y facilitan la devolución de un producto durante los primeros 90 días, aún cuando la tienda no te ofrezca esta posibilidad.

Si guardas los tickets de compra podrás llevar un control de tus gastos y, sobre todo, aprovechar las garantías y devoluciones en caso de que tus productos no funcionen. En algunos casos como en los Premium Outlets puedes solicitar la devolución de los impuestos. Averigua si los establecimientos que visitarás cuentan con este beneficio.

A la hora de hacer tus compras recuerda que el exceso de equipaje también tiene un costo por kilo extra. Si piensas adquirir productos que ocuparán mucho espacio en tu vuelo de regreso considera el gasto que harás en la aerolínea.

Cuidado con los impuestos

No te olvides de que los precios no incluyen el impuesto a las ventas que se realiza en la mayoría de los estados norteamericanos.

Quizá encuentres un descuento asombroso en California, por ejemplo, pero este puede perder su magia cuando le sumes el impuesto del 7.25%.

Los sitios que no cuentan con impuesto a las ventas son Alaska, Delaware, Montana, Oregón y Nuevo Hampshire. Los estados que tienen impuestos del 4% o menos son Alabama, Colorado, Georgia, Hawái, Louisiana, Nueva York, Dakota del Sur y Wyoming.

En Nueva York no se cobra impuestos a la ropa con costo menor a los 55 dólares.

  • REDES SOCIALES

  • Más de National Geographic en Español
Contenido no disponible