http://ngenespanol.com/

Deja los esquíes

Ya sea bajo el fresco sol o con la nieve bajo tus pies, caminar por Aspen es una experiencia singular.

FECHA DE PUBLICACIÓN:2013-02-11     AUTOR: Arianeé González Nava

Al mirar Ajax, como localmente se le conoce al Aspen Mountain, te encuentras ya a 2422 metros sobre el nivel del mar. El aire es ligero y muy transparente, el sol brilla frío y hace relucir el paisaje invernal.

En la calle de East Durant está Victoria's Espresso, un café donde nada sabe a franquicia. Al entrar, el aroma te despierta y tu única disyuntiva es decidir tu variante preferida.

Sales de ahí, y con tan sólo cruzar la calle y caminar una cuadra estás en la base de la góndola de Aspen Mountain, si ya estás listo para conquistar sus 103 kilómetros de terreno esquiable, cerciórate de tener completo tu equipo. Si todavía necesitas ultimar tu preparación, hay dos o tres lugares ideales una cuadra a la redonda (Pomeroy Sports, Tom Anderson y Ajax).

Si lo tuyo no es el deporte al aire libre, después de tu café en la mañana puedes tomar una clase de yoga en Arjuna Yoga,  donde podrás tomar clases de diferentes variantes de Hatha yoga dentro de un cuarto caliente.

Si pasas frente a la Main street te toparas con el Hotel Jerome, un clásico dentro de la historia completa del pueblo. Este Hotel lleva más de 120 años de historia dentro de sus paredes y está recién renovado.

De vuelta hacia el centro, busca el número 221 de East Main donde está Explore Booksellers, un paraíso para todo ávido lector.

En el cuadro central del pueblo puedes pasear un poco sin rumbo y visitar cualquier boutique de alta costura que te apasione (Louis Vuitton, Dior, Prada, Nuages)

Existe por lo menos una docena completa de galerías de arte en el centro de Aspen que puedes visitar  (Galería E.S., Forre & Co.), un mundo muy activo en este pequeño pueblo de Colorado donde siempre encontrarás cócteles, artistas en residencia y exhibiciones sucediendo.

Ya bajando el sol, lo único que resta antes de caer rendido en tu cama es una cena en alguno de los mejores restaurantes del pueblo. Te suspendes en el momento y te dejas llevar por la magia de este pequeño poblado en medio de las montañas, más alto que casi cualquier otro lugar del mundo y te lanzas a deleitar todos tus sentidos a través de tu paladar.

  • REDES SOCIALES

  • Más de National Geographic en Español