• conecta con
    national geographic
ir
 
Hay muchos animales únicos –y sorprendentes- que pasan sus vidas en las alturas.
 
 
Hay muchos animales únicos –y sorprendentes- que pasan sus vidas en las alturas.
Foto: strichpunkt, Pixabay
 
 

6 animales que viven en los árboles

Autor: Liz Langley Fecha: 2017-05-17

 

Es bien sabido que los pájaros y las ardillas pasan muchísimo tiempo en los árboles, y que resulta muy difícil imaginar otros ejemplos exóticos como los koalas.

Así que nos pusimos a pensar: “¿Cuáles son los otros seres más inusuales o poco conocidos que viven en los árboles?”.

 

 

1. Canguro arborícola

Los brazos de estos nativos de Australia y Nueva Guinea son más largos que los de los famosos canguros rojos y grises; y, además, tienen garras más largas para afianzarse, informa en un correo Trevor Holbrook, coordinador del Programa para la Conservación del Canguro Arborícola, en el Zoológico de Woodland Park, Seattle.

Como su hábitat de bosque nuboso –que está amenazado por la destrucción y la fragmentación- es “extremadamente agreste, escarpado, húmedo y densamente arbolado”, resulta muy difícil estudiarlos, agrega Holbrook.

Y además, se esconden muy bien.

 

El hábitat de bosque nuboso de los canguros arborícolas es agreste y húmedo, de manera que es difícil estudiar a estos animales.

Foto: Tim Laman, National Geographic Creative

 

Por ejemplo, el canguro arborícola de Huon (Dendrolagus matschiei), una especie en peligro de extinción, tiene “un pelaje pardo rojizo que se confunde con el musgo que crece en los árboles”, dice Holbrook.

 

 

2. Binturong

También conocido como binturong, este mamífero del sureste de Asia posee características ideales para la vida arborícola, como tobillos flexibles que rotan 180 grados y una cola prensil con “un parche de piel gruesa y sin pelo en el extremo” que proporciona buena tracción, explica Joanna Lambert, bióloga de la Universidad de Colorado, en un correo electrónico.

Sus clavículas flexibles permiten que la parte superior del trono se mueva entre las ramas, y los ojos orientados al frente les brindan “una excelente percepción de la profundidad, algo muy importante para determinar la distancia entre las ramas”.

 

El manturón o binturong (aquí, fotografiado en el Zoológico Great Bend Brit Spaugh) posee una cola prensil que le ayuda a sujetar ramas.

Foto: Joel Sartore, National Geographic Photo Ark

 

Otro dato divertido sobre los manturones: sucede que su orina huele a palomitas de maíz con mantequilla.

 

 

3. Rana voladora de Helen

La rana voladora de Helen (Rhacophorus helenae) es una de 90 especies de ranas voladoras, célebres por planear entre los árboles. Sus “enormes manos y pies palmeados actúan como paracaídas cuando se dejan caer desde la bóveda arbórea”, dice en un correo Jody Rowley, bióloga del Museo Australiano.

Rowley descubrió a las ranas voladoras de Helen en 2009, y designó a la especie en honor de su madre.

 

La rana voladora de Helen (Rhacophorus helenae) es una de 90 especies de ranas voladoras, célebres por planear entre los árboles.

Foto: Stephen Dalton, rivistanatura.com

 

Estos anfibios, que viven en los bosques de tierras bajas del sureste asiático, descienden de los árboles para reproducirse, desovando en hojas que cuelgan sobre estanques temporales de agua. Cuando eclosionan, los renacuajos caen en esos estanques, explica.

 

 

4. Orangután

Lambert informa que los primates son los animales más arborícolas, y que han vivido en las alturas desde hace más de 55 millones de años. Este grupo incluye al hombre, aunque nos hemos vuelto terrestres, como nuestros primos los chimpancés.

 

Una hembra joven se balancea en un árbol de Borneo. Pese a su tamaño, estos grandes simios son excelentes trepadores.

Foto: Tim Laman, National Geographic Creative

 

Los orangutanes del sureste de Asia son los primates arborícolas más grandes del mundo, con un peso de hasta 80 kilogramos. Sin embargo, compensan esa corpulencia con lo que Lambert denomina “una cautelosa escalada cuadrumana”. Es decir, “usan manos y pies para aferrarse a las ramas mientras se desplazan”.

 

 

5. Gibón

Los gibones del sur de Asia hacen todo lo contrario a los orangutanes.

Estas 20 especies son los “únicos braquiadores auténticos”, lo que significa que se balancean por los árboles cambiando de una mano a la otra, explica. Sus hombros, anchos y flexibles, les permiten balancearse hasta 6 metros entre las ramas.

 

Un gibón ágil o de manos negras (Hylobates agilis) trepa por un árbol en el Parque Nacional Tanjung Puting de Indonesia.

Foto: Thomas Marent, Minden, National Geographic Creative

 

 

 

6. Ardilla voladora

Las ardillas voladoras de América del Norte anidan, duermen y se reproducen en oquedades de los árboles, informa en un correo Marne Titchenell, especialista del programa de fauna de la Universidad Estatal de Ohio. Estos mamíferos bajan para buscar nueces, bayas e insectos.

 

Una ardilla voladora gigante roja (Petaurista petaurista) planea entre los árboles de Phuket, Tailandia.

Foto: Blickwinkel, Alamy

 

Planean de un árbol a otro con ayuda de sus patagios, una membrana de piel que se extiende desde la muñeca hasta el tobillo. Una capa muscular mantiene el patagio pegado al cuerpo cuando no están volando, y sus afiladas garras les ayudan a sujetar el suelo cuando aterrizan.

 

Cada uno de estos animales es asombrosos y tienen un hogar a su altura

 

 

Los árboles también son el refugio de muchos animales, tan sólo mira estas imágenes:

 

 

Tal vez te interese: Conoce 10 árboles asombrosos, cada cual con una historia especial

 

 

COMENTA ESTA NOTA