4 animales con formas increíbles para protegerse del frío

Publicado el día 26 de Diciembre del 2016, Por Liz Langley

Nuestras destrezas para sobrevivir al invierno suelen reducirse a permanecer encerrados bajo un montón de frazadas, con chocolate caliente y el televisor encendido. Pero los animales salvajes no pueden darse ese lujo; tienen que resistir el frío. Es por eso que investigamos ¿Cuáles son algunas de las estrategias geniales con que los animales se mantienen seguros y abrigados en el invierno?

Aqui va un banner...

 

Nuestras destrezas para sobrevivir al invierno suelen reducirse a permanecer encerrados bajo un montón de frazadas, con chocolate caliente y el televisor encendido.

Pero los animales salvajes no pueden darse ese lujo; tienen que resistir el frío. Es por eso que investigamos ¿Cuáles son algunas de las estrategias geniales con que los animales se mantienen seguros y abrigados en el invierno?

 

Pelajes invernales

Algunas especies desarrollan capas de pelo adicional, como el buey almizclero del Ártico, cuyo suave pelaje interno –llamado qiviut- lo aísla de temperaturas de menos 45 grados centígrados. Los osos polares poseen una capa de grasa adicional para conservar calor.

Otros animales desarrollan un pelaje más grueso en el otoño, como el ciervo de cola blanca, e incluso algunos mudan a un pelaje más claro para confundirse con la nieve, explica en un correo electrónico Sharon Chester, autora de The Arctic Guide, Wildlife of the Far North.

Chester agrega que algunos mamíferos norteamericanos presentan esta adaptación, entre ellos el zorro ártico, la comadreja menor y el armiño.

 

El buey almizclero posee un manto interno que impide el paso del frío.

 

Ese camuflaje funciona cuando la nieve es constante, señala Chester, pero los resultados no son tan buenos si la nieve se demora y se funde antes de tiempo, cosa que está ocurriendo con más frecuencia debido al cambio climático global. Un estudio de 2016, llevado a cabo en Montana, reveló una caída de 7 por ciento en la tasa de supervivencia de las liebres americanas que no se habían adaptado a los cambios en su medio ambiente.

 

 

Tal vez te interese: Los zorros  árticos "cultivan" sus propios jardines

 

 

¡Congélate!

Las ranas de bosque (Lithobates sylvaticus), cuyo territorio se extiende del sureste de Estados Unidos hasta el Círculo Ártico, “se agazapan en la hojarasca y se congelan” como “helados de rana”, dice Greg Pauly, curador de herpetología en el Museo de Historia Natural del Condado de Los Ángeles.

Cuando el clima vuelve a calentarse, los anfibios se descongelan sin la menor consecuencia, afirma.

Esto se debe a que las ranas de bosque toleran la congelación, lo cual significa que pueden sobrevivir al hielo que se forma en partes de sus cuerpos gracias a sustancias químicas como glucosa y urea, las cuales protegen sus células de cualquier daño.

 

La rana de bosque Lithobates sylvaticus puede sobrevivir en aguas congeladas.

 

Otras especies, incluidos algunos lagartos, tortugas, insectos y al menos un mamífero, pueden repetir esta hazaña.

Cuando hiberna, la ardilla terrestre del Ártico, o siksik, puede reducir su temperatura corporal por debajo del punto de congelación. Es probable que esto se deba a otro proceso llamado súper enfriamiento, mediante el cual la temperatura del cuerpo puede caer por debajo del punto de congelación sin formar hielo.

Otro valiente de los climas fríos es un escarabajo plano de la corteza que vive en Alaska, Cucujus clavipes, el cual, en condiciones de laboratorio, puede sobrevivir a un enfriamiento de menos 150 grados centígrados.

 

 

Tal vez te interese: Las ranas indomables de las nieves

 

 

Patitas calientitas

Los flamencos simbolizan los soleados trópicos, aunque tres especies sudamericanas -chileno, andino y el flamenco de James (Parina chica)- anidan en lagos montañosos gélidos, informa Paul Rose, estudiante postdoctoral en la Universidad de Exeter, Reino Unido.

Para proteger sus patas flacas, las aves cuentan con un sistema circulatorio de contracorriente, en el cual “la sangre que regresa de las patas al cuerpo se calienta con la sangre que sale del cuerpo hacia las patas, lo cual reduce la pérdida total de calor”, explica Chester.

 

Flamencos de James se alimentan en la Reserva Nacional de Fauna Andina Eduardo Avaroa, en el suroeste de Bolivia.

 

Es una estrategia que comparten sus parientes pingüinos del Antártico, agrega.

 

 

Tal vez te interese: El pingüino, el ave más elegante de la naturaleza

 

 

¿Ves lo que yo veo?

Los renos -llamados caribúes en América del Norte- son, por supuesto, los máximos ungulados del invierno. 

Un estudio de 2011 demostró que los renos pueden alterar el color y la estructura de sus ojos según las estaciones árticas, donde la luz permanente del verano es reemplazada por 24 horas de oscuridad durante el invierno.

Los cambios en la membrana reflectora ubicada detrás de la retina, llamada tapetum lucidum (“alfombra brillante”) permite que los animales adapten sus ojos para ver en la oscuridad o en la luz.

 

Los renos pueden adaptar sus ojos a los cambios de luz en invierno.

 

Ahora que sabes cómo se protegen del frío los animales salvajes, tu abrigo favorito ya no parece tan especial.

 

 

Mira cómo se "visten" para el invierno estos animales:

 

 

Tal vez te interese: 5 especies que se protegerán con la prohibición de Obama