Caminos solares: ¿Buena o mala idea?

Publicado el día 04 de Enero del 2017, Por Wendy Koch

La energía solar aparece casi en todas partes, hasta en vertederos y bolsillos de parkas. ¿Por qué no en los caminos? De hecho, los proyectos de caminos solares están despertando interés en todo el mundo y algunos incluso ofrecen cargar autos eléctricos mientras circulan. Sin embargo, hay a quienes les parece una idea bastante absurda.

Aqui va un banner...

 

Los proyectos de caminos solares están despertando interés en todo el mundo y algunos incluso ofrecen cargar autos eléctricos mientras circulan.

En 2014, Holanda construyó el primer camino solar, un sendero para bicicletas. En enero, Francia anunció una medida más audaz: un proyecto a cinco años para instalar 1,000 kilómetros de caminos solares, diseñados para suministrar energía a cinco millones de personas.

De hecho, el pasado 22 de diciembre de 2016, Francia inauguró el primer camino solar del mundo para automóviles, en una población de Normandía. El segmento de un kilómetro en Tourouvre-au-Perche está cubierto con 2,800 metros cuadrados de paneles solares generadores de electricidad, y el objetivo es energizar el alumbrado público.

Se espera que el proyecto, que cuesta alrededor de 5 millones de euros, sea utilizado por unos 2,000 automovilistas al día.

La compañía alemana Solmove quiere poner paneles solares en los caminos alemanes; y Solar Roadways, en Idaho, ha recibido tres rondas de subsidios del gobierno estadounidense para probar su tecnología (más 2 millones de dólares en capital de riesgo).

“Tenemos clientes interesados en los 50 estados y en casi todos los países del mundo”, asegura Julie Brusaw, quien cofundó Solar Roadways con su marido, Scott, ingeniero de profesión. Brusaw dice que antes de lanzarse a los caminos, están probando los paneles en áreas no críticas como estacionamientos, vías peatonales, y hasta en la entrada para el auto en su casa.

“Estamos negociando algunos proyectos muy interesantes”, prosigue, y señala que el Departamento de Transporte de Missouri quiere instalar sus paneles en un área de descanso junto a la autopista I-70. La pareja agrega que sus paneles de vidrio templado proporcionan una tracción similar al asfalto, resisten el peso de los camiones semirremolques, incluyen LEDs para señalización, y contienen elementos calefactores para fundir hielo y nieve.

 

 

Tal vez te interese: ¡La carbonera más grande del mundo occidental está en bancarrota!

 

 

Los paneles incluyen LEDs para señalización, y contienen elementos calefactores para fundir hielo y nieve.

 

¿Acaso los paneles solares pavimentarán los caminos del futuro? Los proponentes visualizan posibilidades infinitas, pero otros plantean interrogantes sobre costo, eficacia y durabilidad.

“Solo tenemos que colocar nuestros paneles solares en el pavimento existente”, explica Jean-Luc Gautier, inventor de la tecnología Wattway, la cual se probará en Francia, esta primavera, antes que la capa de silicio policristalino se aplique en caminos de verdad. Gautier, director técnico de la empresa de construcción Colas, comenta que se inspiró en el hecho de que los caminos están vueltos hacia el cielo para captar energía solar.

“Todos los países dedican superficies enormes a sus carreteras”, escriben los Brusaw en su página web. “Hacer que este espacio sirva también como una granja solar tendría implicaciones muy positivas en la lucha para detener el cambio climático”. El matrimonio calcula que, de usar sus paneles en vez de los caminos y las vías peatonales existentes en Estados Unidos, sería posible producir más del triple de la electricidad que consume el país.

Además, dicen que sus paneles podrían cargar vehículos eléctricos, primero en estacionamientos solares. Sin embargo, con suficientes autopistas solares y vehículos con el equipo adecuado (para tomar energía de las placas de inducción colocadas en el camino), incluso podrían cargar vehículos en movimiento.

 

 

Tal vez te interese: Entre el carbón y la energía solar

 

 

El desafío del costo

“En teoría, los caminos fotovoltaicos solares parecen buena idea. El problema es el costo”, apunta Mark Jacobson, profesor de ingeniería en la Universidad de Stanford, quien ha promovido un proyecto para energizar todo el territorio estadounidense usando únicamente energía renovable.

“Además del polvo de la carretera –sobre todo el polvo negro de los neumáticos y las emisiones de diésel, que cubrirán rápidamente una parte de cada panel-, el tráfico continuo cubriendo los paneles reducirá la producción solar”, explica Jacobson, agregando que sin duda sufrirán mayor desgaste y requerirán de más reparaciones que otros paneles solares.

Dice también que, aunque no impliquen costos de adquisición de tierras, como sucede con las plantas de energía solar, los paneles no pueden girar para una exposición solar óptima. Jacobson no cree que un camino solar pueda competir en costos, aunque “espero que lo haga”.

“Instalar celdas fotovoltaicas en carreteras es una idea absurda, en principio”, proclama un informe emitido recientemente por IDTechEx, compañía independiente de investigación y consultoría. “Pero un análisis más detenido revela que la mayor parte de los problemas puede superarse fácilmente y aun con poca eficacia, la electricidad local tiene usos viables”.

A pesar de los altos costos, Peter Harrop, presidente de IDTechEx, considera que los caminos solares podrían funcionar en lugares donde están tendiendo carreteras por primera vez. “Necesitan adoptantes (tecnológicos) tempranos como China, que quieren avanzar rápidamente en desarrollo”.

En cambio, “no veo caminos solares en Londres”, añade, señalando que la ciudad suele levantar sus caminos para hacer reparaciones subterráneas.

 

Julie y Scott Brusaw, fundadores de Solar Roadways, posan frente a un prototipo de su pavimento con paneles solares.

 

Por lo pronto, el camino solar de Holanda es muy popular. En su primer año, 300,000 bicicletas y motocicletas recorrieron el tramo inicial de 70 metros que conecta dos suburbios de Ámsterdam. Funcionarios dicen que, en 2015, SolaRoad produjo más energía de la esperada, suficiente para energizar tres viviendas. El camino está construido con celdas solares de silicio cristalino, incrustadas en concreto y cubiertas con una capa traslúcida de vidrio templado.

En los últimos seis años, el Departamento de Transporte de Estados Unidos ha entregado más de 1.5 millones de dólares a Solar Roadways para que desarrolle y pruebe sus paneles con forma hexagonal.

En diciembre de 2016, dos funcionarios del Departamento de Transporte escribieron: “Una de las fallas que Solar Roadways no ha resuelto es el proceso de fabricación”, señalando que las celdas solares se hacen a mano y, por tanto, su producción es “muy costosa”. En respuesta, Julie Brusaw asegura que la producción del prototipo más reciente es más barata, la celda solar es 25 por ciento más eficiente y también, más fácil de instalar.

Michael Trentacoste y Robert C. Johns, los funcionarios del Departamento de Transporte, dicen que la agencia ha recibido “mucha retroalimentación positiva” sobre el proyecto; el video promocional de la compañía ha registrado 21 millones de visitas en YouTube. Y como los paneles pueden fundir nieve o evitar que el agua se congele, consideran que la innovación “podría ser útil en áreas más pequeñas como estacionamientos, aceras, caminos de entrada y carriles para bicicletas”, incluso con sus elevados costos.

 

 

Mira algunas de las carreteras más impresionantes del mundo:

 

 

Tal vez te interese: Estudiantes crean “árbol” de energía solar