• conecta con
    national geographic
ir
 
El parque eólico en el Lago Arenal, es uno de los ejemplos que Costa Rica pone al mundo.
 
 
El parque eólico en el Lago Arenal, es uno de los ejemplos que Costa Rica pone al mundo.
Foto: DPA
 
 

El ejemplo verde de Costa Rica

Autor: DPA Fecha: 2015-06-11

Durante 75 días, a comienzos de este 2015, Costa Rica cubrió sus necesidades energéticas exclusivamente con energías renovables, por lo que el mundo miró sorprendido hacia el pequeño país centroamericano.

Aunque es cierto que varias islas y algunos Estados insulares logran arreglárselas sin combustibles fósiles o energía nuclear, hacerlo durante dos meses y medio se considera un récord. Y es que mientras los países más desarrollados del mundo se esfuerzan por sumar uno o dos megavatios de energía limpia a su mix energético, Costa Rica parece haberse instalado ya en el futuro. (Lee: Un lugar 100% solar)

No obstante, este país de unos 4.8 millones de habitantes tampoco podría considerarse un modelo para las grandes naciones industrializadas: apenas posee un tejido industrial que consume masivamente energía, pues su economía está profundamente ligada al turismo y la agricultura. Además, el 100 por ciento de aprovisionamiento energético renovable fue también posible gracias a las condiciones meteorológicas: unas lluvias inusualmente fuertes llenaron los embalses, y el país supo aprovecharlo. El 80 por ciento de su energía renovable es hidroeléctrica.

"Con todo, otros países pueden aprender de Costa Rica", afirma Tabaré Arroyo Currás, autor de un estudio del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) sobre energías renovables en Latinoamérica, región en la que Costa Rica ocupa el primer puesto.

Según el experto, el país es un ejemplo positivo que ha dado grandes pasos adelante y donde la política, desde muy temprano, apostó por las renovables. Ya en los años 50 del pasado siglo, Costa Rica producía energía hidroeléctrica.

"Prácticamente cualquier país del mundo tiene un enorme potencial para las energías renovables, pero no en todos los lugares se apuesta con tanta energía y sin miedos por ellas", señala Arroyo Currás. Por eso, la situación energética del país es en su conjunto mejor que la de sus vecinos con condiciones similares, entre los que Nicaragua y Panamá son, según el experto, los mejor posicionados en el buen camino.

Al mismo tiempo, sin embargo, la elevada dependencia de la energía hidroeléctrica supone un riesgo para Costa Rica, pues en los últimos años hubo periodos de mucha lluvia, y otros de muy poca, explica Mandred Haebig, de la Agencia Alemana de Cooperación Técnica (GIZ). Este organismo ayuda a los países de Centroamérica a desarrollar su potencial en otras fuentes renovables como la solar, la eólica o el biogás.

"El cambio climático puede convertirse en un problema para Costa Rica", sostiene. Si por ejemplo el año que viene las lluvias brillaran por su ausencia, el país se vería obligado a importar los caros combustibles fósiles. Por eso, "hace bien en diversificar su mix energético", subraya.

Los primeros avances hace tiempo que se notan. Entre 2006 y 2013 se realizó una inversión de 1,700 millones de dólares en renovables, cifra bastante considerable para un país de su tamaño, y el 40 por ciento se destinó al desarrollo de la energía solar, eólica y geotérmica. Antes de que finalice 2015 está previsto que el aporte de la energía eólica al mix aumente en unos 350 megavatios.

El reto, según anunciaron las autoridades hace ya cinco años en la Conferencia del Clima de Cancún, es que en 2021 Costa Rica se convierta en el primer país del mundo en cubrir permanentemente sus necesidades energéticas con fuentes renovables. (Lee: El más sucio de los combustibles fósiles)

 

COMENTA ESTA NOTA