• conecta con
    national geographic
ir
 
Grabaciones de drones hechas en los confines nororientales de Canadá esclarecen cómo los narvales usan sus enormes colmillos.
 
 
Grabaciones de drones hechas en los confines nororientales de Canadá esclarecen cómo los narvales usan sus enormes colmillos.
Foto: Flip Nicklin, Minden Pictures, Corbis
 
 

Misterio resuelto: un video aclara cómo usan sus colmillos los narvales

Autor: Sarah Gibbens Fecha: 2017-05-18

 

El “unicornio marino” acaba de volverse un poco menos misterioso.

Hasta ahora, los científicos habían especulado mucho sobre la manera como los narvales utilizaban sus largos colmillos.

Pero ahora, por primera vez, las cámaras han capturado a los narvales utilizando los largos colmillos que se proyectan desde sus cabezas para cazar bacalaos árticos. Los cetáceos propinan un golpe rápido y firme que inmoviliza a los peces, convirtiéndolos en presas fáciles.

 

ACLARADO: EL MISTERIO DE LOS EMBLEMÁTICOS COLMILLOS DE LOS NARVALES

Un video revela cómo usan los narvales sus colmillos para cazar peces. Captadas cerca de Nunavut, Canadá, las imágenes muestran a un narval golpeando a un pez con su colmillo para enseguida succionarlo.

 

 

Las escenas fueron captadas por dos drones en Tremblay Sound, Nunavut, en los extremos nororientales de Canadá, bajo la dirección de Adam Ravetch del Fondo Mundial para la Naturaleza Canadá (WWF-Canadá) y un equipo de investigadores del Departamento de Pesquerías y Océanos de Canadá.

 

 

Tal vez te interese: ¡Una vaquita marina y su cría fueron vistas en México!

 

 

Criaturas misteriosas

Brandon Laforest, especialista en especies y ecosistemas árticos de WWF-Canadá, explicó por qué los narvales han sido una especie tan misteriosa.

“No saltan como otras ballenas, y son muy asustadizos –dijo Laforest-. Esta es una observación completamente nueva sobre el uso del colmillo”.

Laforest, quien colaboró con funcionarios del gobierno canadiense, pasó algún tiempo acampando en el hábitat invernal de los narvales. Debido a lo apartado de las regiones donde viven estos animales, ha sido difícil obtener confirmación visual de su conducta.

 

Foto: Paul Nicklen, nationalgeographic.com

 

Marianne Marcoux, investigadora del Departamento de Pesquerías y Océanos de Canadá, señaló que los drones han sido una herramienta innovadora para estudiar a estos esquivos cetáceos.

“Los drones son fabulosos, porque muestran cosas que antes no podíamos ver”, dijo Marcoux. Las observaciones aéreas solían hacerse con aviones pequeños que, a menudo, proporcionaban una visión incompleta o ahuyentaban a los narvales.

Aunque la grabación confirma una teoría de cómo los narvales usan sus colmillos, es posible que también lo utilicen para otros fines; por ejemplo, como picahielos, armas, para fines de selección sexual o como instrumento de ecolocación. Con todo, Laforest considera que podrían ser órganos sensoriales particularmente importantes, pues los colmillos están cubiertos con miles de poros y terminaciones nerviosas que permiten que los narvales detecten el ambiente que los rodea.

“Pueden percibir su entorno de manera similar a como lo haría un diente humano fracturado”, afirmó Marcoux.

El colmillo que se proyecta de la maxila de los machos (dando la impresión que de la cabeza) corresponde al canino izquierdo, y puede alcanzar una longitud de un poco más de 2 metros. El canino derecho permanece incrustado y (con sus excepciones), ningún otro diente se proyecta de la boca; por el contrario, los narvales utilizan la succión para engullir presas enteras.

 

 

Cómo proteger a un unicornio

Las nuevas imágenes también son importantes para los esfuerzos de conservación, porque muestran a los animales alimentándose en sus territorios estivales. Con anterioridad, los científicos creían que solo se alimentaban en sus territorios invernales, en la parte meridional de la Isla de Baffin. De modo que identificar las regiones clave de que dependen los narvales para alimentarse y procrear puede ayudar a los conservacionistas a proteger su ambiente y sus rutas migratorias.

Una de las mayores amenazas que enfrentan los narvales es el desarrollo industrial. Conforme aumentan la extracción mineral y el turismo en sus hábitats, encaran una mayor probabilidad de sufrir golpes de los buques de transporte. Además, el ruido subacuático que ocasiona este desarrollo también interfiere con su capacidad para comunicarse.

Tres cuartas partes de la población mundial de estos animales se encuentra en el vecino Estrecho de Lancaster, que el gobierno canadiense contempla designar una zona protegida; y ya que representa el 90 por ciento de la población mundial de narvales, Laforest enfatizó la importancia de la investigación federal canadiense para identificar áreas protegidas y crear rutas marítimas que causen la menor perturbación a la especie.

 

Foto: Paul Nicklen, National Geographic

 

Los cambios climáticos también impactan a los narvales. Son uno de los contados animales cuya cadena alimentaria depende completamente del hielo marino y, en consecuencia, son singularmente vulnerables al calentamiento del mar.

Las amenazas para los narvales impactan a la comunidad inuit del norte, que depende de ellos para obtener alimento y materiales para artesanías que contribuyen a su sustento.

A continuación, los investigadores pretenden precisar las áreas de procreación críticas para los narvales, lo cual podría contribuir al desarrollo de proyectos para protegerlos.

 

 

Antes de finalizar su mandato, Barack Obama prohibió la extracción de petróleo en el Ártico, conoce a las especies que se protegerán con esta ley:
Galería

Foto: Smithsonian National Museum of Natural History

 

 

Tal vez te interese: Ballenas jorobadas tomadas por fotógrafos de National Geographic

 

 

 

COMENTA ESTA NOTA