¿Por qué a los pájaros carpinteros no les duele la cabeza?

Publicado el día 19 de Diciembre del 2016, Por Liz Langley

En algunas ocasiones, todos nos hemos identificado con los pájaros carpinteros: quisiéramos golpearnos la cabeza contra la pared. Sin embargo, parece que esas aves manejan mejor el estrés. Por ello, nos dedicamos a investigar “¿Por qué los pájaros carpinteros no sufren de jaquecas?” y concluimos en que los pájaros carpinteros tienen un diseño evolutivo estupendo.

Aqui va un banner...

 

En algunas ocasiones, todos nos hemos identificado con los pájaros carpinteros: quisiéramos golpearnos la cabeza contra la pared.

Sin embargo, parece que esas aves manejan mejor el estrés. Por ello, nos dedicamos a investigar “¿Por qué los pájaros carpinteros no sufren de jaquecas?”.

 

Pajarito tamborilero

Es una pregunta difícil, apunta Walter Koenig, ornitólogo de la Universidad de Cornell, en un correo electrónico. No obstante, agrega, si el picoteo causara dolor y lesiones, “cabe suponer que no vivirían mucho tiempo”, ya que un ave herida sería presa fácil de depredadores.

Hay más de 300 especies de pájaros carpinteros distribuidas en todo el mundo, y todas picotean la madera por diversas razones: para excavar nidos, para extraer insectos o savia, o para abrir agujeros donde almacenar comida.

Y cuando seleccionan las maderas, los carpinteros prefieren árboles debilitados por descomposición micótica, pues son más fáciles de romper, explica en un correo Jerome Jackson, ecólogo conductual de Florida Gulf Coast University.

 

Diversas especies de pájaros carpinteros picotean para hacer nidos, como esta mamá picamaderos norteamericano.

 

Añade que el golpeteo “suele consistir de golpes oblicuos, en vez de directos, de manera que no son tan perjudiciales para el pájaro carpintero”.

Algunos pájaros carpinteros usan el tamborilero (mira el video): un picoteo súper rápido en una superficie resonante, como un árbol hueco, con el cual atraen parejas y defienden su territorio. De esa manera producen un ruido más fuerte y al mismo tiempo, evitan impactos más severos.

Los carpinteros belloteros de América del Norte y Central Centroamérica tienen otra estrategia: abren agujeros individuales en los árboles, apenas del tamaño suficiente para “retacar una sola bellota” que reservan para tiempos de escasez, informa Jackson.

En un incidente ocurrido recientemente en California, unos carpinteros belloteros almacenaron 136 kilogramos de bellotas en una antena inalámbrica, interrumpiendo las comunicaciones en las poblaciones vecinas (mira el video. Es asombroso).

 

 

Tal vez te interese: Cómo recuperan las aves heridas su plumaje

 

Los carpinteros belloteros abren agujeros individuales en los árboles, apenas del tamaño de una bellota.

 

 

Cerebro de pájaro

Por otra parte, los pájaros carpinteros tienen, digamos, “buena cabeza” para picotear.

Para empezar, sus cerebros son diminutos: pesan apenas 2 gramos. Y eso es una ventaja porque, cuanto más grande sea el cerebro, mayor será su masa y, por consiguiente, mayor será el riesgo de lesión cerebral, señala Lorna Gibson, profesora de ciencia e ingeniería de materiales en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), quien ha estudiado el cerebro de los pájaros carpinteros.

“El tamaño es fundamental”, asegura Gibson, ávida aficionada a la ornitología, quien documentó sus resultados con una serie de videos.

Gibson agrega que otro factor que protege el cerebro de los carpinteros es el tiempo de contacto entre el árbol y el pico: es muy breve, entre 0.5 – 1 milisegundo. En comparación, una lesión cerebral típica en humanos ocurre en 3 a 15 milisegundos.

De hecho, la capacidad del pájaro carpintero para absorber golpes ha inspirado el desarrollo de un sistema para limitar contusiones cerebrales en deportes como el fútbol.

 

El picoteo de un pico picapinos (Dendrocopos major) en cámara lenta. 

 

 

Tal vez te interese: El vencejo común, el ave que vuela sin aterrizar

 

 

Cabeza dura

El exterior del cráneo de estas aves consiste de hueso denso, mientras que el interior es hueso poroso, interpone Gibson.

La fuerza aplicada durante el picoteo se “distribuye alrededor del cráneo, y se dirige hacia el hueso resistente de la base y el dorso”, lo que evita que aumente la presión en el cerebro, dice Richard Prum, ornitólogo evolutivo de la Universidad de Yale, en un correo electrónico.

Además, los cerebros de los pájaros carpinteros llenan la cavidad craneana, y esto impide que el órgano se mueva y golpee. Otro aspecto importante es la orientación del cerebro, añade Gibson de MIT: descansa en ángulo hacia la parte posterior de la cabeza, como una media naranja con la parte plana hacia el frente. Esto crea una mayor área de superficie para absorber los fuertes golpes.

Un estudio de 2011 sugiere que el aparato hioideo, una estructura ósea y muscular que envuelve el cráneo de los pájaros carpinteros, también contribuye a proteger el cerebro.

“En resumidas cuentas –concluye Prum- es un diseño evolutivo estupendo”.

 

 

Mira estas fotografías de pingüinos, las aves más “elegantes” de la naturaleza:

 

 

Tal vez te interese: ¿Por qué es más dulce el canto de las aves pequeñas?