• conecta con
    national geographic
ir
 
Aunque los chimpancés se encuentran en 21 países africanos, los conservacionistas los clasifican como en peligro de extinción.
 
 
Aunque los chimpancés se encuentran en 21 países africanos, los conservacionistas los clasifican como en peligro de extinción.
Foto: Vincent J. Musi
 
 

¿Intercambian los chimpancés comida por sexo?

Autor: Patty Edmonds Fecha: 2015-04-21

Alimentos. Sexo. Son preocupaciones básicas para los seres humanos y nuestros parientes más cercanos, los chimpancés.

Durante años, científicos Homo sapiens han observado la evolución de esos apetitos entre los Pan troglodytes, con resultados diversos.

Los chimpancés hembra promedian cinco a seis años entre nacimientos, uno de los intervalos más largos para cualquier mamífero.

Para aumentar las probabilidades de reproducción, una hembra se apareará “con la mayoría o la totalidad de los machos que conozca”, dice la primatóloga Melissa Emery Thompson, de la Universidad de Nuevo México, mientras que un macho va a competir o pelear con otros sementales candidatos.

Algunos estudios reportan casos de chimpancés machos que tratan de hacer más atractivo el cortejo: comparten el producto de su cacería, o cultivos que han robado, con las hembras que se aparean con ellos. En un estudio realizado en África Occidental en 2007, una chimpancé se relacionaba más frecuentemente con un macho que le daba papayas robadas, llevando al investigador líder, Kimberley Hockings, estudiante postdoctoral en la Universidad de Oxford Brookes, en el Reino Unido, a sugerir que el macho estaba intercambiando el “fruto prohibido” por “otras monedas”.

Recomendamos: Zombies reales

Muchos estudios no respaldan la teoría del sexo por comida, dice Emery Thompson. “Las personas tienden a aferrarse a la idea porque les resulta más emocionante”. Lo que su investigación sobre chimpancés ha encontrado, explica, es una cuestión que involucra sexo y comida de manera diferente.

Con los machos en busca de sexo rodeándolas, las hembras se ven más limitadas para encontrar alimento y alimentarse. Eso provoca un descenso en la fertilidad y en la capacidad para reponer sus especies en peligro de extinción.

Recomendamos: Una nueva ave

 

COMENTA ESTA NOTA