• conecta con
    national geographic
ir
 
Close Up Of Cat Looking Out Of A Broken Window Of A Rustic Wooden Barn; Alberta Canada
 
 
Close Up Of Cat Looking Out Of A Broken Window Of A Rustic Wooden Barn; Alberta Canada
 
 
 

Crímenes felinos

Autor: Redacción Fecha: 2015-04-30

¿Alguna vez ha dejado tu gato un pájaro muerto por la casa? No es el único; un nuevo estudio demuestra que los gatos son responsables de matar billones de aves y pequeños mamíferos cada año.  Si bien los felinos son cazadores reconocidos, nunca antes habían causado tal impacto en la fauna; la creciente población de estos animales amenaza la sobrevivencia de otras especies.

El ecologista Peter Marra del Instituto Smithsonian de Conservación Biológica en Washington, D.C., tras una investigación reveló que, anualmente entre 1.4 y 1.7 billones de pájaros mueren víctimas de gatos mientras que 6.9 a 20.7 billones de mamíferos (especialmente pequeños roedores) son eliminados.

De acuerdo con la revista Scientific American, los gatos son la mascota más popular del mundo, encontrándose prácticamente en cualquier lugar en donde habitan humanos. Se estima que existen alrededor de 2 billones de gatos, aunque saberlo con exactitud es casi imposible, pues la mayoría no tienen dueño.

De acuerdo al estudio, los gatos callejeros son los más letales aunque los domésticos también juegan un papel importante en las matanzas. Las especies nativas de aves y mamíferos son más propensas a caer presas, por lo que la fauna local se encuentra bajo una mayor amenaza. En 2010, investigadores de la Universidad de Nebraska anunciaron que los gatos han extinguido 33 especies de aves alrededor del mundo.

Para reducir la sobrepoblación de gatos se han tomado medidas como el programa Trap-Neuter-Return (TNR) en Estados Unidos, mediante el cual se atrapan gatos de la calle y, tras ser castrados, se liberan. Sin embargo es un método costoso y de bajo impacto. En Nueva Zelanda, donde hay una gran población de aves endémicas, se busca regular a los mininos mediante su registro y el implante de un micro-chip. Parte de la solución está en la cría responsable de las mascotas y en que los dueños supervisen las excursiones fuera de casa.

 

COMENTA ESTA NOTA