• conecta con
    national geographic
ir
 
 
 
 
 
 

Descubren antigua tumba maya

Autor: Redacción Fecha: 2015-01-08

Un equipo de arqueólogos que trabaja en Honduras ha descubierto una tumba que contenía el esqueleto de un miembro de la élite del antiguo imperio maya, hallazgo que podría ayudar a desentrañar algunos de los persistentes misterios de la desaparecida cultur

Los restos, que se encontraban sentados en posición erguida dentro de una inusual tumba estaban rodeados de conchas, cántaros, vasijas y adornos de jade, lo que sugiere la existencia de una cultura sorprendentemente diversa y un complejo sistema político en la influyente ciudad maya de Copán, alrededor del año 650 d. C.

Localizada en el extremo occidental de la actual Honduras, cerca de la frontera con Guatemala, Copán fue uno de los sitios mayas más importantes que prosperó entre los siglos V y IX d. C. Sin embargo, hasta ahora se sabía poco sobre la composición política y el alcance cultural de la ciudad, afamada por sus estelas funerarias. La postura del cuerpo, la estructura de la tumba y los diversos objetos inesperados indican que el individuo allí enterrado fue un personaje político o sacerdotal, explicó el descubridor, Allan Maca, arqueólogo de la Universidad Colgate del estado de Nueva Yor

El individuo sepultado llevaba "un pectoral de jade que pendía de un collar con docenas de cuentas de jade de varios tamaños", declaró Maca. Debido a que el jade tenía un gran valor, prosiguió, las joyas sugieren "un cierto grado de control sobre los recursos económicos. El diseño labrado en el pectoral probablemente representa un título político o una afiliación social que vincula al individuo con otros sitios importantes en la periferia de la ciudad", agregó Mac

Los restos revelan que se trataba de un hombre de unos 50 años que padecía diversas enfermedades. Tenía un uso limitado del brazo izquierdo, mala circulación arterial en la porción superior de la médula espinal y una infección craneal crónica denominada mastoiditis, según los resultados del análisis bioarqueológico realizado por Katherine Miller, de la Universidad Estatal de Arizona.

Fuera del centro

Maca encontró la tumba en 2005, dentro del parque arqueológico de Copán. "La tumba incluye una bóveda hendida formada por dinteles articulados [puntales horizontales para soportar el peso]", explicó Maca, quien también es director del Proyecto de Planificación Urbana de Copán. "El acceso a la tumba era por la parte superior mediante un conducto de piedra estucada que baja desde la superficie del templo", continuó.

Maca señaló que las características de la tumba permitían "reingresar a esta años después del entierro original, posiblemente para rituales de veneración de los antepasados". La ubicación de la tumba, a unos 400 metros al oeste de la Acrópolis (centro ceremonial de Copán), fue completamente inesperada, agregó Maca. "El diseño no tiene precedentes en la región maya, y es la primera construcción funeraria compleja descubierta fuera del centro ceremonial de Copán", afirm

Las magníficas tumbas de los miembros de la dinastía de Copán, la corte y la familia real, suelen hallarse en la Acrópolis de la ciudad, explicó Maca; por tal razón, en décadas recientes y durante gran parte del siglo XIX, los arqueólogos de Copán concentraron sus investigaciones en la zona central de la ciudad. "Conforme expandimos nuestra idea sobre la extensión de la ciudad real y la forma de protegerla de saqueadores modernos y el crecimiento poblacional, empezamos a percatarnos de que la dinastía manifestó su poder en sectores del Valle de Copán que jamás habían sido explorados", precisó Maca.

Rarezas

La tumba presenta otras peculiaridades. La postura del cuerpo (sentado, con las piernas cruzadas) no era común en Copán o en las tierras bajas de los mayas durante el periodo Clásico, que abarcó de los años 300 a 900 d. C. Asimismo, varias vasijas halladas en la tumba, creadas en juegos específicamente para el entierro, están decoradas con "un tipo de jeroglíficos falsos o alternativos muy diferentes de los utilizados por los antiguos mayas", explicó.

En la tumba también se encontraron conchas marinas dispuestas en un patrón que, al parecer, forma una especie de mapa cosmológico y pueden representar el agua en el mito maya de la creación, dijo Maca. Las conchas debieron llegar a la región por medio del intercambio cultural con la costa, añadió.

Los hallazgos sugieren que Copán tuvo una sociedad culturalmente diversa durante el periodo Clásico. El descubrimiento proporciona "un inusitado contexto arqueológico que amplía nuestros conocimientos sobre la complejidad sociopolítica y cultural de la antigua ciudad, así como del panorama funerario y ritual del Valle de Copán durante el siglo VII d. C.", declaró Maca.

 

COMENTA ESTA NOTA