Historias de las sobrevivientes de abuso sexual en India

Publicado el día 23 de Enero del 2017, Por National Geographic en español

Nirmala, 5 añosNirmala (su nombre fue cambiado), de 5 años, fue violada por el jefe de su mamá. La madre de Nirmala la envió a la tienda a comprar comida, y mientras caminaba, su agresor le ofreció dulces. Luego la llevó a un área forestal detrás de un complejo habitacional, la violó y le insertó un bolígrafo.
Justicia para NirmalaNirmala fue hospitalizada durante tres meses. El sujeto fue capturado después de dos semanas del incidente y continúa en prisión, desde entonces, la familia del agresor le ofrece dinero a los padres de Nirmala para retirar el caso, pero ellos quieren justicia para su hija.
Dipti, 7 añosDipti, de 7 años (su nombre fue cambiado) fue agredida sexualmente cuando tenía 4 años. El agresor, quien tiene 27 años de edad, pasó solamente un año y medio en prisión y la familia de Dipti sufrió represalías por parte de la comunidad, ya que el sujeto era el sustento de su familia.
Represalías en lugar de apoyoEl agresor salió libre bajo fianza y le ofreció a la familia de Dipti 80 mil rupias (1195 dólares) para retirar el caso. Después de ser abusada, Dipti tuvo que quedarse en casa por 15 días, ya que la gente la amenazaba en su camino a la escuela con atacar a su hermano si no retiraba la denuncia.
Sadaf, 8 añosSadaf (su nombre ha sido cambiado) de 8 años, fue violada en 2016 por el doctor de su pueblo mientras se dirigía al mercado a comprar dulces. De acuerdo al testimonio de Sadaf, el médico, de 50 años, la llevó a la fuerza a su clínica y abusó de ella.
“Cuídate de los que deberían cuidarte”Sadaf intentó volver a casa pero se desmayó en el camino; cuando su familia la encontró sufría una hemorragia. Los padres de Sadaf denunciaron la agresión a las autoridades, pero se rehusaron a registrar el caso, ya que el médico ofrecía 2 lakh (2989 dólares) para que no se realizara la denuncia.
Infancia destruida Los padres de Sadaf tuvieron que ir a la estación de policía al menos 10 veces para que se registrara el caso. Sadaf ya no sale de su casa ni va a la escuela porque tiene miedo, el abuso sexual que sufrió truncó su infancia y sus sueños de ser maestra de inglés.
La justicia cuestaEl tío de Sadaf, el encargado de llevar el caso a la corte, tiene ya dos préstamos para cubrir los gastos de transporte y los honorarios de los abogados, y cada vez que debe presentarse en la corte, debe faltar a su trabajo como obrero en una construcción.
Gitanjali, 9 añosGitanjali (su nombre fue cambiado), de 9 años, fue violada por su padre, de 30. La niña ocultó por años el abuso de su padre, pues la amenazaba con golpearla a ella y a su madre con una barra de metal. El abuelo de Gitanjali fue quien descubrió el incidente levantó la denuncia contra su hijo.
Madre sólo hay una...El abuelo de Gitanjali asegura que su esposa y la madre de la niña le piden que retire el caso, pero “no entienden que lo que él le hizo a su propia hija está mal”. Gitanjali dice que se siente triste porque su papá está en la cárcel y que su mamá la culpa de lo ocurrido y la llama “prostituta”.
Priyanka, 15 añosPriyanka (su nombre fue cambiado), de 15 años, fue violada cuando tenía 14 por un vecino que la acosaba. El agresor llegó una noche a su casa en su motocicleta y amenazó con matarla si no subía al vehículo con él. Después la llevó a casa de uno de sus amigos y abusó de ella.
Culpar a la víctimaLa policía se negó a abrir un caso contra el agresor durante 10 días. Cuando finalmente accedieron a levantar la denuncia, obligaron a Priyanka a declarar que se había ido por su voluntad con el hombre que abusó de ella.
¿Fuera de peligro?Después de que abusó de ella, el agresor continuó acosando a Priyanka. Pensando en su seguridad, la familia de Priyanka arregló un matrimonio con un hombre de 22 años de otro pueblo, pero el agresor continúa con sus amenazas.

En India (sino es que en todo el mundo) la violencia sexual contra las niñas y mujeres suele pasarse por alto o se culpabiliza a la víctima en lugar de facilitar la justicia.

Aqui va un banner...