• conecta con
    national geographic
ir
 
El ghanés Raindolf Owusu tiene 24 años de edad, y hace cuatro años fundó la compañía de software
 
 
El ghanés Raindolf Owusu tiene 24 años de edad, y hace cuatro años fundó la compañía de software "Oasis Websoft".
Foto: DPA
 
 

Los exitosos de África

Autor: DPA Fecha: 2015-07-24

Son jóvenes, inteligentes y africanos. Antes de cumplir los 30, han fundado exitosas empresas, creado puestos de trabajo y hecho realidad al menos una parte del gigantesco potencial del continente.

"No implicar a los jóvenes en el desarrollo actual de África sería un grave error", subrayaba recientemente el presidente sudafricano, Jacob Zuma. El elevado desempleo, las carencias educativas y la falta de titulaciones siguen constituyendo un gran reto para los jóvenes de África. Sin embargo, cada vez son más los treintañeros que triunfan en sectores como la sanidad, la tecnología, el comercio o el transporte.

Con 27 años, el camerunés Arthur Zhang inventó una pantalla táctil para tablets que ayuda al personal sanitario a realizar pruebas cardiovasculares en las regiones más remotas. Según este ingeniero, la tecnología es realmente simple. Al poner en contacto unos electrodos inalámbricos con el tórax del paciente, los datos de éste se transmiten vía bluetooth al "CardioPad", que envía el diagnóstico con un electrocardiograma digital al especialista.

Poco después de terminar su formación universitaria, Zhang recibió unos 36,000 euros (39,400 dólares) del presidente de Camerún, Paul Biya, para la fabricación de los 20 primeros dispositivos. Ahora, el ingeniero está ampliando su compañía: le gustaría contribuir al crecimiento de una industria médica en África que fabrique "localmente dispositivos para hospitales a precios asequibles".

Recomendamos: La primera ciudad de África

El ghanés Raindolf Owusu, de 24 años de edad y que hace apenas uno que terminó su licenciatura en Informática, es ya uno de los empresarios más punteros de su país. Hace cuatro años fundó la compañía de software "Oasis Websoft", que desarrolló el primer navegador de África, "Anansi". La revista especializada "Forbes" lo bautizó entonces como el Mark Zuckerberg del continente.

"En la universidad había demasiada teoría, y yo quería algo práctico. Por eso, decidí trabajar en cosas que resolvieran problemas", dijo Owusu. Así, cuando a finales de 2013 estalló la epidemia de ébola en África occidental, el joven desarrolló rápidamente una aplicación interactiva para smartphones de la que puede descargarse información y plantear preguntas sobre el virus.

"Al principio fue muy, muy difícil", recordaba Owusu. Según cuenta, pidió a sus empleados que trabajaran desde casa o en los cafés para ahorrar costos y poder reinvertir en la compañía la mayor cantidad posible de ingresos.

El experto zimbabuense en marketing Clinton Mutambo, de 25 años, conoce muy bien las dificultades a las que se refería Owusu. En 2013 desarrolló "Esaja.com", una red online para el comercio interafricano. En ella se vende desde verdura hasta artículos electrónicos, productos químicos, ataúdes, o servicios de gerencia.

La idea se le ocurrió cuando buscaba en vano a un fabricante de marionetas, pues había recibido el encargo de crear una mascota para el equipo de fútbol local. De ese modo, descubrió un agujero de mercado y ahora, a través de su plataforma comercial online se realizan mensualmente más de 3,000 transacciones.

También la empresaria Catherine Mahugu considera el comercio suprarregional una de las claves del éxito. En 2010, esta keniana de 26 años abrió un negocio online a través del cual los productores locales de artesanía, que a menudo residen en zonas rurales y pobres, pueden vender sus artículos. Para ello, sólo necesitan un smartphone: con él envían fotografías a "Soko", que en suahili significa "plaza del mercado", y la empresa se ocupa del marketing, empaquetado y envío.

"Nos ocupamos de que los artistas consigan más dinero por sus valiosos productos", explica Mahugu. "La artesanía es el segundo mayor sector de empleo en los países en desarrollo, pero a menudo tiene también muy poco poder".

El nigeriano Bankole Cardoso, que reside en Lagos -la mayor ciudad de África-, fundó "Easy Taxi" con el objetivo de crear una empresa de taxis segura. Como esa industria en Nigeria es conocida por los robos y secuestros, este joven de 26 años tuvo la idea de combinar los servicios de taxi con la tecnología móvil. "Easy Taxi" es seguro y fiable, porque tenemos información sobre el conductor, su fotografía y su ruta", explica. A cambio, los conductores registrados disfrutan de una clientela fija.

Cardoso, que comenzó su carrera en la consultora PricewaterhouseCoopers en Nueva Nork, regresó a Nigeria para "contribuir al sector empresarial africano". Como mentor ayuda a jóvenes talentos que tienen aún menos años que él. Y es que según un reciente informe de la consultora Ernst & Young, los jóvenes empresarios logran crear un "crecimiento permanente, puestos de trabajo y éxito".

 

COMENTA ESTA NOTA