• conecta con
    national geographic
 
En esta ilustración se muestra cómo se vería el horizonte desde TRAPPIST-1f, el quinto planeta de este nuevo sistema solar.
 
 
En esta ilustración se muestra cómo se vería el horizonte desde TRAPPIST-1f, el quinto planeta de este nuevo sistema solar.
Foto: NASA/JPL-Caltech
 
 

NASA descubrió un sistema planetario a 40 años luz de la Tierra

Autor: National Geographic en español Fecha: 2017-02-22

 

Después de convocar a una rueda de prensa para revelar hallazgos “fuera de nuestro sistema solar”, este 22 de febrero, la  Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA) reveló el hallazgo de siete planetas de tamaño similar a la Tierra, orbitando una misma estrella. Los científicos creen que tres de estos planetas, los que se encuentran más cerca a su estrella (zona habitable), podrían contener agua.

Thomas Zurbuchen, administrador del Directorio de Misiones Científicas de la NASA fue el encargado de anunciar este descubrimiento histórico, comentando que la pregunta ya no es “¿Hay vida en otros planetas?”, sino “¿Cuándo encontraremos vida en otros planetas?”.

Este descubrimiento de un sistema solar de exoplanetas, realizado con la ayuda del Telescopio Espacial Spitzer de NASA, marca un récord del mayor hallazgo de planetas habitables fuera de nuestro sistema solar.

 

 

Un nuevo sistema solar

Este nuevo sistema solar se encuentra a 40 años luz de distancia, en la constelación de Acuario, relativamente cerca de la Tierra; sin embargo al estar localizados fuera de nuestro sistema solar, estos planetas son llamados exoplanetas.

Los investigadores llamaron a este sistema de exoplanetas TRAPPIST-1, siglas que corresponden al Transiting Planets and Planetesimals Small Telescope (TRAPPIST), el telescopio robótico ubicado en el Observatorio de La Silla, en Chile y que comenzó sus observaciones en 2010. Este nombre también fue adjudicado a la estrella enana fría que orbitan dichos planetas y que tiene el tamaño de Júpiter.

Los siete exoplanetas que conforman el sistema solar TRAPPIST-1. Los tres primeros son los que podrían albergar vida, de acuerdo a los investigadores.

Foto: NASA

En mayo de 2016, investigadores descubrieron tres de estos exoplanetas que conforman TRAPPIST-1, asistidos por otros telescopios terrestres, entre los que se encuentran el Telescopio Europeo Extremadamente Grande (European Extremely Large Telescope o E-ELT) y el Telescopio Espacial Spitzer de NASA, se confirmó el hallazgo de otros cinco exoplanetas, dando un total de siete planetas en el mismo sistema.

 

 

Tal vez te interese: Vida más allá de la Tierra

 

 

 

¿Qué hay allá afuera?

De acuerdo a las observaciones de sus densidades, estos nuevos exoplanetas, podrían ser rocosos; sin embargo, se necesitan más observaciones para determinar si existe agua en alguno de ellos y revelar si podría haber agua en estado líquido en sus superficies. La masa del último exoplaneta de TRAPPIST-1 no ha sido identificada aún, pero los científicos creen que este mundo podría estar congelado, pero se necesita más investigación para comprobarlo.

“Las siete maravillas de este nuevo sistema solar son los primeros exoplanetas del tamaño de la Tierra que han sido encontrados orbitando una estrella como TRAPPIST-1”, aseguró Michael Gillon, astrónomo de la Universidad de Lieja en Bélgica y autor principal de esta investigación publicada en Nature.

A diferencia de nuestro Sol, TRAPPIST-1 es una estrella enana muy fría, por lo que los científicos creen que los planetas que orbitan más cerca de ella pueden contener agua en estado líquido.

 

Los siete planetas de TRAPPIST-1 orbitan una estrella enana fría.

Foto: NASA/JPL-Caltech

 

Todos los exoplanetas de TRAPPIST-1 orbitan muy cerca de su sol, incluso más cerca que Mercurio de nuestro Sol. También están más cerca uno de otro; si una persona se encontrara en uno de estos exoplanetas viendo el cielo, podría apreciar a simple vista el planeta vecino, así como podemos ver la Luna desde la Tierra e incluso un poco más grande.

Estos exoplanetas carecen de movimiento de rotación, por lo que uno de sus lados siempre está de cara a su sol, de un lado sería siempre de día y del otro, siempre sería de noche; esto quiere decir que el clima de cada uno de estos nuevos exoplanetas podría ser muy diferente al de la Tierra, con vientos fuertes de un lado del planeta a otro que podrían causar cambios extremos de temperatura.

 

El Laboratorio de Propulsión a reacción de NASA (JPL, por sus siglas en inglés) publicó un video 360º en donde se puede apreciar una simulación de cómo sería estar en la superficie de TRAPPIST-1d, el tercer planeta de este nuevo sistema solar.

 

 

Un nuevo hogar

Los autores de este estudio están particularmente interesados en la búsqueda de vida en TRAPPIST-1d, el quinto planeta de este sistema solar; sin embargo, su estrecho parecido a Júpiter, en tamaño y composición además de la carencia de movimiento de rotación, podrían ser factores desalentadores de un nuevo planeta habitable.

 

Este póster muestra cómo se vería el paisaje en un viaje a TRAPPIST-1e, el cuarto planeta de este sistema solar.

Foto: NASA/JPL-Caltech

 

A pesar de  esto, los ánimos no decaen y los investigadores ya se encuentran trabajando en la búsqueda de vida extraterrestre en TRAPPIST-1; el Telescopio Hubble se mantiene ocupado explorando las atmosferas de estos exoplanetas; la sonda Kepler ha estado observando este sistema solar desde diciembre 2016, en búsqueda de más planetas y ayudando de comprender los que ya se han descubierto y en los años próximos el Telescopio Espacial James Webb vigilará de cerca TRAPPIST-1.

 

 

Tal vez te interese: ¿La Tierra es tan especial como creemos?

 

 

 

 

En lo que la humanidad llega a TRAPPIST-1 disfruta de estas fotografías de nuestro vecindario espacial:
Galería

Foto: NASA, JPL, SSI

 

 

Tal vez te interese: ¡En Marte desde la oficina!

 

 

 

COMENTA ESTA NOTA