• conecta con
    national geographic
 
Una ilustración recrea el aspecto que Jianianhualong tengi, luciendo sus plumas asimétricas.
 
 
Una ilustración recrea el aspecto que Jianianhualong tengi, luciendo sus plumas asimétricas.
Foto: Cortesía de Julius T. Csotonyi y Xu, Currie, Pittman et al.
 
 

Nueva especie de dinosaurio tenía plumas como las aves modernas

Autor: Rachel Brown Fecha: 2017-05-08

 

No debió ser muy notorio hace unos 125 millones de años. Jianianhualong tengi medía unos 90 centímetros de largo y pesaba más o menos lo mismo que un perrito chihuahueño, así que difícilmente era rival para muchos de sus contemporáneos del Cretáceo.

Sin embargo, un estudio reciente del diminuto dinosaurio ha tenido un impacto colosal en el conocimiento científico sobre la evolución de las plumas.

Desenterrado en Liaoning, China, el fósil, muy bien conservado, representa una nueva especie de troodóntido, una familia de dinosaurios no aviares (semejantes a las aves). El área en que fue descubierto –la Biota de Jehol, una colección de fósiles cretáceos, famosa por su biodiversidad y por los impresionantes detalles preservados- ha producido infinidad de especies nuevas en los últimos años.

No obstante, lo que destaca a Jianianhualong tengi son sus plumas asimétricas, que tienen raquis largos y rígidos, y barbas más largas de un lado que del otro.

“El consenso general es que la asimetría de las plumas es relevante para [el] origen del vuelo de las aves –escribe en un correo Xu Xing, paleontólogo de la Academia China de Ciencias, quien fue codirector del estudio-. Y ahora, podemos demostrar que esta característica tiene una amplia distribución fuera de la familia de las aves”.

 

 

Dinosaurios emparentados

En 1861, el histórico descubrimiento de Archaeopteryx, otro dinosaurio no aviar, fue la primera pista de que tal vez los dinosaurios eran más bien emplumados que escamosos. Y hallazgos posteriores han reforzado entre los paleontólogos la impresión de que las plumas no estaban reservadas a las aves. Las plumas ofrecían ventajas evolutivas, como aislamiento, camuflaje, alarde y, en algunos casos, soporte para el vuelo; y probablemente fueron una característica de todos los dinosaurios, incluido Tyrannosaurus rex.

 

Una ilustración representa cómo se veía un paisaje del periodo Jurásico.

Foto: Publiphoto, Photo Researches Inc.

 

Más no todas las plumas sirven a un mismo propósito. Los antepasados primitivos de las aves evolucionaron plumas antes de tener la capacidad de volar, así que la presencia de plumas asociadas con el vuelo –por ejemplo, las plumas asimétricas observadas en Jianianhualong tengi- no significa que el animal pudiera volar.

¿Acaso Jianianhualong tengi era capaz de remontar las alturas? Es probable que no.

“Es en extremo difícil reconstruir con precisión la capacidad aerodinámica de los fósiles de aves y de dinosaurios no aviares primitivos, porque faltan muchos datos”, comenta Michael Pittman, paleontólogo de la Universidad de Hong Kong y autor de este estudio, en un correo electrónico.

Las plumas asimétricas de la nueva especie sugieren que, al menos, proporcionaban apoyo aerodinámico, agrega Pittman, aunque en algunas especies de dinosaurios pudieron contribuir a saltos más largos, descensos más lentos, o mayor agilidad para escapar de depredadores y abatirse sobre sus presas.

“Con todo, en este momento no tenemos suficiente información para afirmar que el animal podía volar o planear”, insiste Pittman.

El holotipo, o ejemplar que sirve de referencia para hacer la descripción de la especie, se encuentra exhibido al público y está disponible para estudios científicos en el museo de Dalian, China. Los autores del estudio hicieron apuntes cuidadosos de sus características esqueléticas, comparándolas con otros especímenes de troodóntidos; y escanearon los restos fosilizados con una técnica de imágenes láser que permite visualizar nuevos detalles de los fósiles.

Los paleontólogos hallaron plumas asimétricas en la cola de Jianianhualong tengi, pero infieren como muy probable, que las plumas de sus brazos y piernas también fueran asimétricas.

 

 

Tal vez te interese:  ¿Cómo sobrevivieron las aves a los dinosaurios?

 

 

Una cuestión familiar

La asimetría de las plumas no solo revela un poco más de la historia del vuelo; también arroja nueva luz sobre la relación entre los dinosaurios no aviares y las primeras aves.

Jianianhualong tengi es parte de una familia llamada Troodontidae que, a su vez, forma parte de un grupo más amplio que incluye a todas las aves, vivas y extintas. El cráneo y las piernas de la nueva especie son más parecidas a las de especies posteriores de troodóntidos, pero sus brazos y la pelvis son más similares a las de especies primitivas; hallazgo que sugiere que algunas características evolucionaron más rápido que otras.

 

Una excavación en Dry Mesa, Colorado, reveló estas garras de dinosaurio, probablemente pertenecieron a un terópodo, la familia del T. rex y el velociraptor.

Foto: W.A. Rogers

 

Las plumas asimétricas de Jianianhualong tengi apuntan a que este tipo de plumaje podría estar presente en el antepasado común de aves y troodóntidos, lo que sitúa el eslabón en una fecha muy anterior a la que se pensaba, hace unos 160 millones de años.

“Es muy emocionante saber que el antepasado común más próximo de las aves tenía plumas asimétricas”, dice Pittman.

Los científicos esperan encontrar más especies emplumadas, y pretenden dar un segundo vistazo a las especies conocidas para entender cómo evolucionaron las plumas asimétricas, y si esta evolución se originó o no con el vuelo.

 

 

Las aves son los únicos “dinosaurios” que sobrevivieron a los tiempos modernos, conoce algunas especies con los picos más insólitos del reino animal:
Galería

Foto: Joel Sartore, National Geographic Photo Ark

 

 

Tal vez te interese: La curiosa evolución de las plumas

 

 

 

COMENTA ESTA NOTA