Por qué las serpientes no tienen patas (por ahora)

Publicado el día 29 de Diciembre del 2016, Por Delaney Chambers

Imagina una serpiente que tuviera patas y también pudiera reptar. Así solían ser las víboras, y hay pruebas de que algunas han vuelto a desarrollar patas. ¿Por qué? Mientras intentaban descubrir si las serpientes evolucionaron para reptar y luego re-evolucionaron para desarrollar patas o si hay otra explicación para lo que parece una evolución doble, hace poco dos científicos descubrieron el gen “Sonic hedgehog” en las pitones.

Aqui va un banner...

 

Imagina una serpiente que tuviera patas y también pudiera reptar. Así solían ser las víboras, y hay pruebas de que algunas han vuelto a desarrollar patas. ¿Por qué?

Mientras intentaban descubrir si las serpientes evolucionaron para reptar y luego re-evolucionaron para desarrollar patas o si hay otra explicación para lo que parece una evolución doble, hace poco dos científicos descubrieron el gen “Sonic hedgehog en las pitones.

Sonic hedgehog es un gen necesario para el desarrollo de extremidades, y uno de varios genes así llamados por las proyecciones puntiagudas semejantes a púas de erizos que presentan los embriones cuando inicia el desarrollo de las extremidades.

“Es una de las estructuras corporales más extrañas de los vertebrados”, dijo Martin J. Cohn, biólogo de la Universidad de Florida, cuando describió los hallazgos.

“El gen Sonic hedgehog permanece activo en los lagartos y actúa como el motor que impulsa el desarrollo de sus extremidades, incluyendo los dedos de patas anteriores y posteriores”, explicó Cohn.

 

Una serpiente con cuatro patas devora un ratón.

 

 

En un estudio reciente que Cohn y Francesca Leal publicaron en Current Biology, los investigadores descubrieron que Sonic hedgehog se “encendía” en ciertas etapas del desarrollo de las pitones y es por eso que, a veces, esas serpientes tienen pequeñas garras que se proyectan de la piel: son extremidades vestigiales.

Eso significa que existe la posibilidad de que las pitones modernas desarrollen patas sin que para ello sea necesario un ciclo evolutivo completo. Solo requieren de una mutación genética correcta para terminar de desarrollar las patas que ya tienen.

 

 

Las serpientes poseen un gen con el que podrían desarrollar patas.

 

Cohn percibe implicaciones futuras para el estudio de la evolución.

“Infiero que esto podría ser el fundamento para estudios comparativos ulteriores que analicen cómo se pierden órganos y estructuras a través del tiempo evolutivo”.

 

 

Tal vez te interese: ¿A qué se debe el complejo diseño en las serpientes?