Fósil muestra evidencia antigua del uso de la mano derecha

Publicado el día 25 de Noviembre del 2016, Por Michael Greshko

Hace como 1.8 millones de años, una antepasada humana diestra que vivía en Tanzania se raspó accidentalmente los dientes con una herramienta de piedra dando a los científicos la evidencia más antigua del uso de la mano derecha en el árbol genealógico humano.

Aqui va un banner...

 

Un fósil de un predecesor de los humanos, probablemente del sexo femenino, acaba de proporcionarnos la evidencia más antigua del uso de la mano derecha en el árbol genealógico humano.

El hallazgo proviene de la mandíbula superior de un Homo habilis de 1.8 millones de años de antigüedad, un antepasado humano que vivió en el oriente y sur de África hace 2.4 a 1.4 millones de años. Los científicos afirman que la especie solía usar herramientas de piedra, pues encontraron gran cantidad de ellas en las inmediaciones del sitio donde descubrieron el fósil.

La mandíbula conservaba todos sus dientes, los cuales estaban marcados con surcos diagonales que pudieron ser causados cuando este Homo habilis en particular, tal vez de género femenino, accidentalmente se raspó los dientes con una herramienta de piedra que empuñó con la mano derecha.

Aunque esa mandíbula de Homo habilis es el único espécimen identificado, su mera existencia sugiere que los científicos podrían utilizar los dientes de esta especie para averiguar más sobre la organización cerebral de los humanos antiguos.

 

 

Tal vez te interese: Encuentran el primer cáncer humano en un hueso de 1.7 millones de años

 

Este fósil denominado OH-65, perteneció a un Homo habilis de hace 1.8 millones de años. Sus dientes muestran la evidencia más antigua del uso de la mano derecha.

 

Casi 90 por ciento de los humanos modernos son diestros, una proporción imprecisa que se asocia con la cantidad de tareas que procesan cada uno de los hemisferios cerebrales. Lo interesante es que el hemisferio izquierdo del cerebro humano no solo controla el lado derecho del cuerpo, sino que también contiene los centros que controlan el lenguaje.

Existe una asociación entre el uso de la mano derecha, la asimetría lateral cerebral y el lenguaje; todo encaja en un paquete”, dice el antropólogo David Frayer de la Universidad de Kansas. Frayer dirigió el estudio de la mandíbula de Homo habilis, publicado recientemente en  Journal of Human Evolution.

Esta relación parece aplicarse a todos los primates: por ejemplo, restos de neandertales demuestran que también eran mayormente diestros mientras que, según algunos cálculos, tres quintas partes de los chimpancés usan la mano derecha. En cambio, los bonobos (o chimpancés pigmeos) no muestran preferencia por una mano en particular.

 

 

Tal vez te interese: Las pistas de la placa dentobacteriana

 

 

Talla dental

 

El fósil de Homo habilis proviene de la Garganta de Olduvai, Tanzania, uno de los yacimientos más ricos en fósiles de homíninos antiguos. El espécimen es más de 1.3 millones de años anterior a la evidencia de destreza manual más antigua que se conocía hasta ahora en el linaje humano, un juego de mandíbulas y dientes de Homo heidelbergensis descrito en 2009.

 

Científicos examinaron la mandíbula de Homo habilis, los dientes mostraban esos surcos diagonales justamente, lo que sugería que el espécimen pudo haber sido diestro.

 

Contra lo que se pudiese pensar, los científicos suelen fundamentarse en los dientes para determinar qué hacían los homíninos con sus manos.

Experimentos con humanos modernos protegidos con guardas bucales sugieren que si una persona sujeta con fuerza un objeto entre la boca y la mano no dominante –tal vez un gran trozo de alimento o un pedazo de cuero- y luego lo corta con una herramienta de piedra usando la mano dominante, la herramienta puede raspar los dientes del individuo.

Si la persona es diestra, los surcos marcan la superficie dental del ángulo superior izquierdo al inferior derecho.

Cuando Frayer y sus colegas examinaron la mandíbula de Homo habilis, los dientes mostraban esos surcos diagonales justamente, lo que sugería que hace 1.8 millones de años alguien, en la actual Tanzania, pudo haber sido una mujer diestra, o un hombre diestro.

Los dientes son increíbles, porque conservan su química, su crecimiento y desarrollo –comenta Debbie Guatelli-Steinberg, antropóloga de la Universidad del Estado de Ohio, quien no participó en el estudio-. Puedes extraerles mucho. Y no, no es un juego de palabras”.

Sin embargo, Frayer y Guatelli-Steinberg señalan que solo un juego de dientes no puede contar toda la historia.

Para que esto revele un rasgo humano –la preponderancia de individuos diestros- necesitamos tener idea de la proporción de individuos que usaban la mano derecha”, apunta Guatelli-Steinberg.

Frayer espera que el nuevo estudio ayude a resolver ese problema inspirando a más investigadores a examinar otros dientes de Homo habilis en busca de surcos reveladores.

“Hay [otros dientes] incisivos y caninos que se pueden estudiar, [y] es casi seguro que no se trata de un caso aislado –dice Frayer-. Sería un tema de disertación estupendo”.

 

 

Tal vez te interese: Descubren fósil de tiburón del tamaño de un auto