http://ngenespanol.com/

Tribu nómada del Amazonas en peligro

Grupos de activistas afirman que la agitación civil y la guerra de cocaína están desplazando a una de las últimas culturas de cazadores-recolectores de Colombia.

FECHA DE PUBLICACIÓN:2011-10-31     AUTOR:

La tribu nukak maki sufre las consecuencias de los enfrentamientos.
Grupos de activistas afirman que la agitación civil y la guerra de cocaína están desplazando a una de las últimas culturas de cazadores-recolectores de Colombia. Durante miles de años, los nukak maki llevaron una vida nómada en una angosta franja territorial al sur del río Guaviare, en los bosques tropicales del sur de Colombia.

Algunos miembros de la tribu todavía cazan con cerbatanas, pescan con arcos y flechas y recogen bayas. Pero las tierras amazónicas que han dado sustento a la tribu empiezan a convertirse en un frente de la guerra de las drogas, y los conflictos de la tribu incluso han provocado que uno de sus jefes se suicidara.

Los enfrentamientos entre cultivadores de coca, paramilitares de derecha, guerrilleros de izquierda y tropas antidrogas colombianas -?apuntaladas con militares estadunidenses- son cada vez más frecuentes en el territorio de la tribu. Los cerca de 500 miembros que aún conforman la etnia nukak (que tuvieron su primer contacto con la sociedad moderna apenas en 1988) se encuentran atrapados en el fuego cruzado.

"Los grupos guerrilleros dicen que los nukak son colaboradores del gobierno, y las tropas gubernamentales creen que colaboran con la guerrilla", dijo Luis Evelis Andrade, de la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC), grupo activista bogotano que trabaja con la tribu. "Esto ha provocado asesinatos, amenazas, secuestros y bloqueos de alimento y medicinas, todo lo cual ha destruido casi por completo a los nukak".

Piden protección
En marzo pasado, la situación se volvió tan terrible que unos 120 nukak salieron del bosque semidesnudos y conmocionaron a la comunidad selvática de San José del Guaviare. Un líder tribal llamado Mao-be les pidió protección a funcionarios colombianos, así como promesas de que acabarían los conflictos armados en sus territorios y algún dinero para volver a sus hogares.

Aunque Colombia es famosa por su progresista postura legal hacia los derechos de los indígenas, Andrade, de la ONIC, afirma que el gobierno les respondió a los nukak que no podía garantizar su seguridad. El 11 de agosto, funcionarios colombianos reubicaron a los nukak en un área protegida de Puerto Ospina.

Pero David Hill, del grupo londinense para la defensa de la cultura indígena, Survival International, reveló que la reubicación fue "contraproducente" y que los nukak emigraron nuevamente a San José del Guaviare. Entre otros problemas, "el nuevo territorio era muy reducido, persistía la amenaza del conflicto y los ríos locales carecían de peces", declaró Hill, quien hace poco visitó a los nukak.

Lina María Arsitizábal Arias, portavoz de la agencia gubernamental Acción Social, que ha enviado ayuda a la tribu, dijo que "el gobierno ha hecho mucho para ayudarlos". Según Arsitizábal, Acción Social colaboró con funcionarios militares y de salud para coordinar una importante cantidad de ayuda obtenida de diversas instituciones e individuos.

Con este fin, los funcionarios establecieron una pequeña granja para los nunak y después ayudaron a regresar a la selva a quienes así lo solicitaron. "En principio, cerca de 200 nukak fueron transportados a Puerto Ospina donde iniciaron el viaje de regreso al bosque", explicó Arsitizábal en un correo electrónico.

  • REDES SOCIALES

  • Foto del Lector